Asumir la plantilla del OAEDR costará 600.000 euros a la Diputación

Crear nuevos puestos para asumir los altos cargos que tenía el OAEDR e integrar a toda la plantilla cargará aún más las cuentas de la Diputación.

Asumir la estructura del finiquitado OAEDR va a tener un coste importante para la Diputación de Salamanca: tanto como 600.000 euros al año. Así lo ha denunciado el PSOE tras echar sus cuentas con la nueva relación de puestos de trabajo para 2017 sobre la mesa: este es el coste que tuvo la plantilla en el último presupuesto individual del organismo. El próximo ejercicio será el primero en el que La Salina asuma todas las funciones y plantilla del extinto organismo de promoción económica y empleo, cuya disolución se aprobó hace unas semanas.

 

El principal coste viene de asumir sus puestos de trabajo, ya que buena parte del presupuesto anual del OAEDR iba para sueldos y salarios: hasta el 80% en alguna ocasión y más de 60% de los 11,5 millones de euros que ha tenido de presupuesto propio desde 2004 como se puede consultar en el apartado de transparencia. Es cierto que el presupuesto del OAEDR salía de las arcas de la Diptuación y que el coste al final será parecido, pero es que ahora hay que hacerse cargo diretamente de la plantilla.

 

Buena parte de estos puestos de trabajo se han tenido que crear nuevos y están en la polémica lista que la Diputación ha obligado a aprobar de cara a 2017. Muchos de los trabajadores del OAEDR habían sido funcionarizados y ahora había que hacerles hueco en la plantilla orgánica de la Diputación. Muchos son altos cargos con importantes complementos a su remuneración, muchas veces, por encima de los pactados para el personal de La Salina.

 

Durante años, los sindicatos de la Diputación han denunciado el uso de las mayores facilidades para contratar en este organismo como la excusa perfecta para convertir su plantilla en un centro de colocación. De hecho, no rigen para este organismo ni los otros que tiene la Diputación las mismas normas de contratación, concursos...

 

El caso es que al capítulo de personal se han dedicado ingentes cantidades que, en ocasiones, han rozado el 80% del presupuesto. En este apartado están los costes salariales y cotizaciones del personal funcionario destinado aquí y del laboral contratado; la plantilla está formada por catorce personas. También las retribuciones a los órganos de dirección, formado por representantes políticos. El organismo está comandado por el presidente de la Diputación y su equipo.

 

Consultando las cifras de todos los ejercicios, no siempre se especifica la cuantía del gasto de personal, pero en total ronda los 7,5 millones de euros en trece ejercicios. Muchos años ha sido la mayor partida: en 2009 supuso 601.228 de los 767.725 euros del presupuesto, un 78,31%. En este 2016 está previsto gastar 588.712 euros, casi el 60% del millón de euros de presupuesto. Ahora esos costes, que rozan los 600.000 euros anuales en la actualidad, los tendrá que asumir directamente el presupuesto de la Diputación.