Astou Ndour aprende a marchas forzadas que a las 'center' de Avenida se las mira con lupa

Astou Ndour saluda a un colegiado antes de comenzar un encuentro (Foto: Cristian Martín)

Eliminada por faltas ante Bizkaia, desesperada porque sobre ella las defensas son muy duras, Astou Ndour ha vivido en tan solo tres encuentros un cursillo acelerado sobre hasta que punto debe ser dura como pívot de Avenida y hasta qué punto la pueden llegar 'a dar' sin castigo. 

Astou Ndour, la joven pívot de Perfumerías Avenida, ha pagado en los tres primeros encuentros de la temporada -dos de Liga y uno de Supercopa-, el peso de ser la 'center' referencia del equipo salmantino. Si algo le puede haber quedado claro en estos tres encuentros es que ahora el criterior arbitral sobre sus acciones no va a ser el mismo que cuando era la jugadora referencia en Gran Canaria.

 

Solo hay que repasar las estadísticas y ver la cantidad de minutos que Ndour ha pasado en pista para deducir que algo no ha marchado bien. La jugadora ha tenido problemas de faltas en los encuentros de Supercopa ante Girona y en Liga ante Bizkaia, en el que incluso le señalaron una técnica porque no entendía que la pitaran casi en cada acción.

 

En 39 minutos que ha conseguido jugar en dos partidos de Liga ha visto como pitaban en su contra siete faltas, mientras que a favor tan solo le han pitado una. En Supercopa fueron cuatro cometidas por dos recibidas.

 

Aunque durante sus primeras experiencias en la Liga Femenina sí es cierto que cometía más faltas de las que recibía, el contraste llega cuando se observan sus números en la última temporada que disputó la Liga española (2013-2014). Entonces fue, de largo, la jugadora que más faltas recibió, 103 en 26 encuentros -23 de Liga, 1 de Copa y tres de play off-, con una media ligeramente a cinco por encuentro, mientras que le pitaron en contra 71. De hecho fue nada menos que 118 veces al tiro libre para 71 aciertos.

 

Durante el pasado verano en la que fue su primera experiencia en una gran cita como el Europeo con la selección nacional, Ndour ya comprobó que en partidos de máxima exigencia, hay que saber ser dura en el momento justo y también aguantar que 'te peguen' sin irte del partido. Acabó con una media de 3,2 cometidas y 2,3 recibidas en más de 30 minutos por encuentro.

 

"Saber ser igual de duras que el rival", fue uno de los mensajes que como conclusión dejó Alberto Miranda tras el encuentro ante Bizkaia y Ndour, a la que es cierto que 'atizan' a base de bien, lo ha aprendido en sus propias carnes en apenas tres partidos.