Aspectos a considerar de una empresa de limpieza para tu comunidad o vivienda

Cada vez es más común recurrir a empresas especializadas en limpieza para que acometan esta tarea básica, cuyo buen desempeño está tan relacionado con el bienestar de las personas. La exigencia de las obligaciones laborales y la necesidad de responder también en otros ámbitos, como la familia o los amigos, reduce mucho el tiempo que cualquiera tiene a limpiar la casa. Así que, mientras se lo pueda permitir, el propietario recurre a servicios externos.

Las ventajas son evidentes. Se gana tiempo y se ahorran esfuerzos, pero también en buenos resultados. Una empresa de limpieza debe estar compuesta por profesionales que se dedican a ello, luego realizarán la tarea a conciencia, usando los productos y los procedimientos adecuados. Un particular, por su parte, puede que despache la tarea rápidamente y, por desconocimiento, no use lo más conveniente en cada caso.

 

Además de esto, en una comunidad de vecinos la contratación de una empresa que se dedique a la limpieza puede prevenir conflictos de diversa índole entre los miembros de la comunidad. No todos se implican igual en las tareas de mantenimiento del edificio, y eso puede acarrear el hartazgo y la frustración de quienes sí lo hacen.

 

Sin embargo, contratar a la empresa adecuada no es una cuestión que tomarse a la ligera. Es preciso considerar unos consejos básicos.

 

Decantarse por una empresa fiable

 

No todas las empresas de limpieza están especializadas en las mismas tareas. Dentro de empresa limpieza en madrid, Limpiezas SIL tiene más de 20 años de experiencia en el sector, y se dedican a los edificios, locales, oficinas, naves, comunidades… Sería una opción adecuada para una comunidad de vecinos.

 

La experiencia es un valor, como lo es que se comprometan a prestar ciertos servicios, como la visita regular de un jefe de zona que revise que los trabajos se ha acometido de la forma adecuada, que se han cumplido con los estándares de calidad que la propia empresa se marca. Que los tenga es también garantía de fiabilidad.

 

También deben ofrecer garantías los servicios que utilicen. Dentro de que los químicos son habituales en lo que respecta a la limpieza, no tienen por qué suponer riesgo para las personas o los animales que conviven en la comunidad. Por supuesto, la compañía debe facilitar las vías de contacto adecuados para que se puedan presentar quejas o reclamaciones, y llegar a un acuerdo a través del diálogo.

 

Recurrir a opciones que cumplan con la legalidad

 

Es algo que no se debe pasar por alto. Quien contrate está obligado a velar porque se cumpla con la legalidad, asegurarse de que la empresa cumpla con los requisitos, que tenga un seguro de responsabilidad civil que vele por la seguridad de los trabajadores en caso de accidente laboral, y que pueda responder ante el propietario de la vivienda o la comunidad de vecinos por un producto que ha sido claramente mal utilizado en una o varias de las superficies a tratar.

 

Limpiezas LM2, por ejemplo, son expertos en limpieza de oficinas y comunidades, y dicen llevar más de 500 de ellas en Madrid. No será difícil, por lo tanto, contactar con algunos de sus clientes para tener referencias de la empresa, un contacto que puede ser facilitado por el mismo servicio de limpieza de comunidades de vecinos en Madrid.

 

Y es que es también responsabilidad de los propietarios asegurarse de que la empresa en cuestión no cuenta con denuncias previas o con problemas legales en torno a, por ejemplo, el cumplimiento legal para con sus trabajadores.

 

Acordar bien las tareas a acometer

 

Esta regla sirve para comunidades de vecinos, para viviendas particulares o si se está pensando en contratar un servicio de limpieza de oficinas Madrid. Ejemplo de proveedora de este servicio es LaEmpresadeLimpieza, experta en limpieza de oficinas y despachos que lleva a grandes empresas y multinacionales en la capital.

 

Los responsables deben acordar en una reunión los servicios que desean contratar, porque no todos serán iguales. Es habitual que las empresas se ocupen de la limpieza de mantenimiento, pero puede que no lo hagan de los cristales del edificio (para lo que se necesitará un equipo especial, si éste es alto), o del suministro y mantenimiento de productos higiénicos.

 

Una vez acordados los servicios que se van a prestar, el responsable (presidente de la comunidad, administrador, jefe, propietario de la vivienda) debe dejar claro cuáles son las necesidades y los servicios que se esperan para cubrirlas, así como la frecuencia de las actividades. Eso será crucial, además, para elegir a la empresa adecuada en función del presupuesto, puesto que conviene hacerse con más de uno.

 

Tanto si los trabajadores van a acometer tareas fijas como si se les va a pasar regularmente un listado de faenas a realizar, la comunicación debe ser fluida y de confianza, entendiendo también dónde están los límites. No se puede hacer mucho y bien en poco tiempo, o exigir más tiempo sin que ello suponga más dinero por el servicio prestado.

 

Cuando son necesarias reformas

 

Cuestión aparte son las reformas, que también pueden suponer un quebradero de cabeza tanto para el particular, como para la comunidad de vecinos.

 

Ambiente Cálido Proyectos y Reformas es una reconocida empresa de reformas en Madrid, que trabaja en locales, edificios, pisos y construcciones en general, y que ofrece un precio medio de reforma integral de un piso en Madrid para que los clientes tengan una idea aproximada del presupuesto.

 

Avisan sobre el tiempo, dinero y paciencia que conlleva una reforma integral, y aconsejan hacer una planificación del proyecto paso a paso. Así pues, se ha de comenzar con un plano de la vivienda sobre el que debatir y decidir los cambios que se quieren hacer, por estancias. Ello daría paso a un análisis exhaustivo de los puntos fuertes y débiles.

 

Es el propietario el que ha decidir los cambios, en torno al diseño, el estilo o los colores que se quieran incorporar. Sin embargo, es preciso que se deje asesorar por la empresa que elija, y por la que se decantará en función de los plazos y del presupuesto que ofrezca cada una.