Así se prepara... la rica torrija de Semana Santa

Preparación de torrijas (Foto: Europa Press)

Hablar de la Semana Santa de Salamanca es hacerlo de la torrija, ese dulce que tantas veces nos ha acompañado en estas fechas y que hace las delicias de mayores y pequeños. Así se prepara...

Ingredientes

 

-Una barra de pan duro

 

-Un litro de leche

 

-Un limón

 

-Tres huevos

 

-Miel

 

-Dos ramas de canela en rama

 

-Aceite de oliva

 

-Canela molida

 

-Azúcar

Dícese del término 'torrija', lo que lleva una persona encima tras una larga noche de farra con sus amigos. Un término como éste podría declarar lo integrada que está una persona en la cultura  española, pero nada más lejos de la realidad. Torrija es ante todo un dulce típico de la Semana Santa en Salamanca y ya está presente en las tentadoras vitrinas de las mejores pastelerías, restaurantes y mesas para retrotraernos a nuestra infancia en un delicioso momento 'raratouille' en casa de la abuela.

 

Se dice que la torrija fue un invento de los romanos, pero la realidad es que la primera vez que un término parecido a 'torrija' aparece por escrito fue en un texto del poeta y autor teatral salmantino Juan de la Encina (1468-1533). En su villancico número IV incluye los siguientes versos: "En cantares nuevos / gocen sus orejas, / miel e muchos huevos / para hacer torrejas, / aunque sin dolor / parió al Redemptor". Primera mención y primera asociación con imágenes bíblicas.

 

Y es que la Semana Santa era una de las pocas cosas que se celebraban en la posguerra, por imposición del régimen. Como no había dinero para exquisiteces, se recurrió a esta receta. ¿Qué puede haber más económico que pan duro del día anteriorremojaíto en leche? A diferencia de otros postres, son humildes, baratas y sencillísimas de preparar, alcanzan cotas de delicado manjar cuando se llaman torrijas y se encuentran dentro de una pastelería... Como una hermana aristocrática de la corriente torrija casera, que siendo más basta y noblota, no desmerece en ninguna mesa. El secreto, hacerlas con ingredientes de primera calidad y sin escatimar en el aceite. Y sobre todo con mucho amor.

 

Preparación

 

En lo que se refiere a la preparación, en primer lugar hay que colocar en el fuego un cazo con la leche, a la que añadiremos la corteza de limón, un par de ramas de canela y una cucharadita de canela en polvo. Una vez que empiece a hervir lo apartaremos del fuego y colaremos la leche con un colador. Antes de utilizarla de nuevo la dejaremos enfriar un tiempo.

 

El siguiente paso consiste en cortar las rebanadas de pan con un cierto grosor. En cuanto al pan, en muchas panaderías te venderán durante estos días barras especiales para torrijas, aunque también tienes la posibilidad de prepararlas con pan de hogaza. Las distintas rebanadas que cortemos se colocarán de una fuente honda, y cuando la leche haya enfriado la verteremos sobre el pan intentando que cubran por completo las distintas rebanadas para que se empapen bien.

 

Torrija (Foto: Europa Press)

 

Después de unos minutos empapándose ya se podrá quitar el pan de la leche. A continuación lo pasaremos por los huevos que se habían batido con anterioridad y acabarán en la sartén, friéndose a gran temperatura con bastante cantidad de aceite. Las colocaremos una a una para que no se quemen ni tampoco se rompan. Al estar empapadas resulta fácil que se deshagan, sobre todo si se cortaron demasiado finas.

 

Una vez que adquieran un color dorado será el momento de quitarlas de la sartén y colocarlas en un plato cubierto por papel absorbente para que escurran bien el aceite y no tengan tanta grasa. Antes de ponerlas en una fuente para servir hay que rebozarlas en una mezcla de canela en polvo y azúcar, y para los más golosos también existe la posibilidad de regarlas con un poco de miel o incluso con la leche que haya sobrado anteriormente.

 

Se trata de una receta muy sencilla y nutritiva que no dejará a nadie indiferente esta Semana Santa. Apuesta por aprovechar el pan que te haya sobrado últimamente y conseguirás sorprender a los tuyos con un postre diferente y típico de estas fiestas. Hay muchas más recetas en torno a las torrijas, pero esta, sin lugar a dudas, resulta las más sencilla de preparar, y además es bastante económica.