“Asfaltar una calle no tiene color político; hay que hacerlo porque es una necesidad”

La alcaldesa de Doñinos señala que no hay una fórmula para gobernar un pueblo pero indica que no hay que ser prepotente y sí ser cercana a la gente




Gobernar un ayuntamiento de casi 2.000 habitantes “se hace más llevadero con la ayuda de los vecinos y de la corporación, que además, agradece la labor en una institución que apenas tiene deuda porque se ha hecho una labor correcta para cuadrar ingresos y gastos”.

Así lo indica la alcaldesa de Doñinos, Carmen García, quien pese a los tiempos complicados “hay recursos pero no para tirarlos, si no para saber aprovecharlos”. El presupuesto es de un millón de euros, 600.000 menos que el año pasado, en gran parte porque “no recibimos la ayuda de la Junta”.

Es la única mujer de la oposición de los pueblos del alfoz pero no le teme a nada y señala que en muchas ocasiones hay consenso entre todas las partes. Es más, argumenta: “Asfaltar una calle no tiene color político; hay que hacerlo seas de donde seas porque es una necesidad”.

En cuanto al crecimiento de Doñinos, desde 2008 han triplicado la población, especialmente la infantil con un aumento de entre 30 y 35 habitantes por año. ¿Las claves? Un menor precio y mayor calidad de vida.

Transporte metropolitano
El transporte es otra de las claves para unir Doñinos con Salamanca aunque la subida solicitada por la Junta ya ha sido denunciada por el PSOE y por Carmen García quien no entiende que los ciudadanos sean los paganos.

Defiende la gestión del PSOE y señala que la herencia recibida no es del PSOE sino de toda Europa y aboga por buscar un cambio y reestructuración de la Diputación “anclado desde hace muchos años”. Desde el PSOE hemos aportado muchas propuestas que “en un principio el PP no aceptó y luego tomó como propias”, concluye García.