Asaltan de madrugada una casa y amordazan a un matrimonio

Villoria. Los encapuchados, entre tres y cuatro y con acento extranjero, esgrimían un hacha y una pistola que pusieron en la sien del hombre. Caja fuerte. Consiguieron un botín que asciende a 30.000 euros
E. G.

Un matrimonio fue sorprendido, mientras dormía, en la madrugada del domingo para el lunes por varios encapuchados, que ataviados con un hacha y una pistola, entraron en el domicilio ubicado en Villoria, les maniataron y amenazaron hasta conseguir que les facilitaran el dinero que tenían guardado, según informaron fuentes de la Guardia Civil.

En concreto, los hechos sucedieron en torno a las 4.00 horas de ayer, momento en el que el matrimonio se encontraba durmiendo en una de las habitaciones de la vivienda de planta baja, ubicada en la calle del Jilguero, en la localidad salmantina de Villoria. Los encapuchados, que podían ser entre tres y cuatro, subieron una de las persianas de la vivienda y forzaron la ventana corredera para poder acceder al interior. Una vez dentro, se dirigieron al dormitorio donde se encontraba el matrimonio compuesto por L. C. M., de 58 años de edad y su mujer M. J. R. G., de 57 años, durmiendo.

Los asaltantes, que iban encapuchados y tenían acento extranjero (árabe o marroquí), amordazaron y maniataron al matrimonio en la cama y además los amenazaron esgrimiendo un hacha y una pistola, hasta el punto de que uno de los asaltantes, tras montar el arma, encañonó en la sien al hombre con el objeto de conseguir el dinero que el matrimonio tuviera en el domicilio.

Mientras que la mujer quedó maniatada en la habitación y custodiada por los asaltantes, el marido fue a donde guardaba el dinero (en dos cajas fuertes) y les entregó lo que tenían, cuyo botín asciende a la cuantía de 30.000 euros.

Tras conseguir el botín, los asaltantes dejaron al matrimonio, que fue golpeado por los atracadores, maniatado y salieron huyendo del domicilio. Sin embargo, al parecer no se percataron de que en el domicilio también vivía el padre de la mujer, de avanzada edad, que tras conseguir levantarse de la cama fue donde se encontraba su hija y su yerno y consiguió desatarlos. Posteriormente, el matrimonio llamó a su hijo, que fue el que se puso en contacto con la Guardia Civil para poner la correspondiente denuncia.

Por su parte, la Policía Judicial ya ha comenzado con las diligencias con el fin de dar con el paradero de los asaltantes. Además, el matrimonio es bastante conocido en Villoria ya que regenta un comercio en la localidad. La noticia del asalto sorprendió a los habitantes de esta localidad, que en palabras de su alcalde, Pedro Franco, nunca había sufrido un asalto de estas características y con tanta violencia, una situación que ha atemorizado a este municipio donde en la actualidad están censadas unas 1.400 personas. El alcalde aseguró que pretende hablar con el matrimonio para conocer de primera mano lo que pasó y conocer el estado en que se encuentran. Además, indicó que van a ponerse en contacto con la Subdelegación para buscar medidas de seguridad ya que este municipio carece de Policía Local, tan sólo tienen vigilancia de la Guardia Civil.