ASAJA recuerda que quedan pocos días para presentar las ayudas de incorporación de jóvenes al campo

Joven agricultor.

La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ávila recuerda a los agricultores y ganaderos de la provincia que el viernes, día 30 de octubre, concluye el plazo de presentación de solicitudes para las ayudas de incorporación de jóvenes al campo y de mejora de explotaciones agrarias.

ASAJA, que incorpora a uno de cada dos jóvenes al campo en Castilla y León y es líder en la tramitación de estas ayudas, aconseja a los interesados que no esperen hasta el último día para presentar su instancia, ya que se trata de unas ayudas complejas en su tramitación.  

 

Esta línea de subvenciones, convocada por la Consejería de Agricultura y Ganadería, enmarcada en el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 y cofinanciada con fondos FEADER, está dotada con 50 millones de euros y pretende reforzar la política de desarrollo rural a través de la mejora de las estructuras de producción y modernización de las explotaciones agrarias.

 

Las ayudas a los agricultores jóvenes, cuyo fin es facilitarles su primera instalación agrícola o ganadera, están dotadas con hasta 70.000 euros. En el caso de las mujeres, esta ayuda llegaría hasta los 80.000 euros.

 

En la medida de incorporación de jóvenes al campo, se dará prioridad, a la hora de asignar las subvenciones, a las solicitudes promovidas por mujeres, así como a las relativas a sectores estratégicos establecidos en el Programa de Desarrollo Rural, identificados en el marco ‘Agrohorizonte 2020’; a actividades artesanales, a explotaciones ubicadas en zonas con limitaciones naturales, actuaciones que contribuyan a lograr un uso más eficiente del agua en la agricultura, acciones innovadoras y agricultura ecológica, así como las solicitudes de jóvenes agricultores y ganaderos de la Comunidad que demanden formación y asesoramiento.

 

Se apoya, además, a través de la elaboración y puesta en marcha de un plan de empresa, el desarrollo de iniciativas agrarias que los jóvenes pongan en marcha para dedicarse a esta actividad. Y se incluye, como novedad, la tutorización del joven agricultor o ganadero durante todo el proceso de creación de su empresa, para evitar que ningún plan empresarial viable se quede en el camino.