Asaja reclama al Ministerio flexibilizar las campañas de saneamiento ganadero

Los sindicatos en Ávila y Salamanca constatan un retroceso en los resultados de las actuaciones de saneamiento en varias zonas
Los presidentes de Asaja Ávila y Salamanca, Joaquín Antonio Pino y Luis Ángel Cabezas, reclamaron hoy al director general de Sanidad de la Producción Agraria, Valentín Almansa, en una reunión en Madrid, un cambio de mentalidad en el diseño de los programas sanitarios para evitar, como ocurre en la actualidad, el sacrificio obligatorio de reses y la continua pérdida de animales en la cabaña ganadera, que en muchos casos supone el cierre definitivo de explotaciones.

Participaron en la reunión en el Ministerio, que se prolongó durante más de cuatro horas y en la que ASAJA logró el compromiso de Almansa para analizar con el Gobierno regional la excepcionalidad de Ávila y Salamanca de cara a alcanzar soluciones, el subdirector general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad, Lucio Carbajo, y el miembro de la Junta Directiva ASAJA de Salamanca Ricardo Escribano.

Los programas de saneamiento ganadero no están consiguiendo erradicar estas enfermedades que padece la ganadería extensiva, con continuos repuntes en tuberculosis y brucelosis en zonas de montaña en Ávila y de una manera más amplia en el caso de Salamanca, que somete al ganadero a una incertidumbre continua ante cada saneamiento por si algún animal da positivo, sometidos a una injusta ruleta rusa.

Ambas organizaciones agrarias han constatado el retroceso en diferentes zonas de la Comunidad de las políticas de saneamiento ganadero desarrollada hasta el momento, con enfermedades como la brucelosis y tuberculosis que aboca a la inviabilidad a muchas explotaciones ganaderas, lo que unido a la profunda crisis que sufre el sector sitúa a estas economías familiares al borde del abismo.

En este sentido, tanto Asaja Ávila como Asaja Salamanca reclaman flexibilizar este tipo de medidas traumáticas para los ganaderos. Muchos han visto cómo por un positivo la totalidad de sus reses eran sacrificadas, y en los casos menos dramáticos sometidas al “bloqueo”, lo que implica que los animales solamente pueden salir de la explotación para ir al matadero.

De esta manera, tras consensuar con expertos y diferentes organizaciones de ganaderos a nivel regional y nacional y mantener reuniones con los responsables de la Dirección General de Producción Agropecuaria del Gobierno Regional, los máximos responsables de ASAJA de Salamanca y ASAJA de Ávila reclamaron la aplicación de manera inmediata de cambios en la normativa y la presión del Gobierno español para la modificación de las leyes comunitarias, en caso necesario.

Entre las medidas que reclaman ambas organizaciones figuran mayor control de los falsos positivos que suponen el sacrificio de las reses o corregir la falta de información que sufren los ganaderos, además de mejoras de las divisiones administrativas.

Asaja de Ávila y Asaja de Salamanca pretenden aglutinar esfuerzos para evitar errores de diagnóstico y encontrar soluciones para evitar que la fauna silvestre continúe transmitiendo enfermedades a la cabaña ganadera, con nefastas consecuencias para el sector.