Asaja pide al Partido Popular que no prohíba la caza en los Parques Nacionales

Para la asociación, un territorio de uso ganadero donde no se permita cazar está "abocado a la desaparición".

La organización agraria Asaja de Castilla y León ha mostrado su postura por la polémica suscitada a raíz de una posible enmienda en el Senado del proyecto de Ley de Parques Nacionales, y pide que se prorrogue la práctica de la caza en estos enclaves. Asaja manifiesta esta posición "como defensora de los intereses del sector ganadero", ya que considera que "un territorio de uso ganadero donde no se autorice la caza de especies cinegéticas, está abocado a una población desmedida de las mismas, con efectos devastadores sobre el sector ganadero". 

 

Asaja hace un llamamiento a los partidos políticos, y "en concreto al Partido Popular", para que en sus decisiones medioambientales, a la hora de legislar, también "tengan en cuenta la voz de los agricultores y ganaderos", pues "además de desarrollar su actividad en el campo y en el monte, son los que cada día mantienen la vida en los pueblos, y gracias a su actividad y permanencia en el medio rural han permitido que nuestro patrimonio natural pueda ser disfrutado por todos".

 

Para la asociación, el exceso de especies es perjudicial, "tanto porque algunas especies son depredadoras, como por ser portadoras y trasmisoras de enfermedades entre animales domésticos y especies salvajes", como por ejemplo la "tuberculosis bovina", informa Asaja en nota de prensa.

 

Asaja considera que la caza en estos territorios es una "actividad tradicional que, desarrollada de forma sostenible bajo un buen plan cinegético, no pone en peligro los valores de los parques nacionales". Por el contrario, asegura la asociación, "permite regular los ecosistemas para mantenerlos en un equilibrio que permita su protección, a la vez que evitar los daños en la ganadería y así hacer compatible la protección del espacio con las actividades económicas tradicionales y la supervivencia de los pueblos donde se asientan".

 

Asimismo, Asaja quiere destacar que la declaración de una figura protegida, como es un Parque Nacional, "supone una serie de trabas desde el punto de vista económico para los habitantes", y opinan que "no se deben limitar actividades que contribuyan al desarrollo económico y turístico, entre las que se encuentran la caza y la pesca". Para la asociación, muchos terrenos públicos y privados en la zona de influencia de los parques, "no reportan otro beneficio salvo el derivado del aprovechamiento ganadero y el cinegético, por lo que privarlos de ellos los convierte en una carga para los dueños y les destina a un abandono que irá en perjuicio de la calidad del entorno".