Asaja insiste en un arranque lento para aumentar el precio en origen

Mesa de la Patata. La Consejería de Agricultura y Ganadería convoca a toda la cadena integrante del sector el próximo 1 de septiembre para abordar el Plan Estratégico y el desarrollo de la campaña
Chema Díez

El sindicato agrario Asaja celebró en la jornada de ayer la reunión de la sectorial de la patata con el objetivo de tomar decisiones sobre el rumbo que está tomando la actual campaña, así como para reiterar de nuevo a los agricultores un arranque escalonado para que el valor del tubérculo primero se mantenga y luego cotice al alza en meses sucesivos.

Así lo indicó el presidente regional del sindicato, Donaciano Dujo, quien estuvo acompañado por el presidente de la Cámara Agraria y Asaja Salamanca, Vicente de la Peña, y el representante nacional de la sectorial de la patata, Juan Company.

Dujo hizo hincapié en la relevancia de Salamanca en la siembra de patata, “porque engloba junto con Valladolid la mitad de la superficie de Castilla y León, con 5.000 hectáreas cada provincia de las casi 21.000 del total de la región”. Además, la Comunidad representa un 25% del conjunto del país. Por tanto, la provincia marca el ritmo del desarrollo de la campaña de la patata, “es vital y crea la tendencia que se seguirá en el resto de la Comunidad y es pieza fundamental en el desarrollo de la calidad, el precio y las variedades existentes”.

Sin duda, esta campaña ha estado marcada por el descenso de la producción con motivo de las heladas y las precipitaciones de meses anteriores, así como por la disminución de las hectáreas sembradas ante el temor de que ocurriera lo mismo que la pasada campaña. No en vano, la producción en la provincia no alcanza las 30 toneladas por hectárea.

Por su parte, el representante nacional de la sectorial de patata, Juan Company, anunció que el agricultor debe adecuarse a las necesidades del consumidor “ante la proliferación de productos y alimentos low cost existentes en la actualidad”. Por ello, señaló dos males principales para esta campaña, como son el descenso de la producción y el cambio en los hábitos del consumidor. En cuanto al primero, “son circunstancias de cada campaña, pero que deben hacer que el valor del producto suba, mientras que el segundo problema es también serio porque la patata es un bien sustitutivo y la demanda de este cultivo está claro que ha cambiado”. Por último, indicó dos puntos fundamentales: “Antes de producir hay que observar las necesidades del mercado y concienciarse de que el agricultor produce para ganar dinero y es un gestor de euros”.

Dos mensajes contundentes
Al hilo de esta problemática, Donaciano Dujo quiso lanzar dos mensajes a los productores de patata. El primero se centra en la crítica a los intermediarios, “porque no pueden aglutinar toda la oferta ni querer un precio a la baja, por lo que hay que ralentizar el arranque”. En segundo lugar, Dujo tranquilizó al productor y aludió a la convocatoria de la Mesa de la Patata, “donde defenderemos los intereses del sector para dotar de un futuro digno al sector”.

Por otro lado, el presidente provincial de Asaja, Vicente de la Peña, quiere desterrar la situación de nerviosismo que se ha generado “ante el descenso de la producción y la bajada del precio de la patata en la Lonja Provincial, lanzando un mensaje de tranquilidad al agricultor para que éste pueda ganar dinero”.

Mesa de la Patata
Por su parte, la Consejería de Agricultura y Ganadería convocó la Mesa de la Patata el próximo 1 de septiembre, en la que toda la cadena que integra el sector analizará el desarrollo de una campaña marcada por un brutal descenso de la producción. Además, desde Asaja aseguran que insistirán en “las peticiones de siempre, como apoyar el cumplimiento del Plan Estratégico dotado con 60 millones de euros para cuatro años, así como luchar por la estabilidad del cultivo en estos tiempos de dificultades económicas”, señaló Dujo.

Asimismo, aclaró las necesidades del sector, que se centran en adecuar la producción, dotar a los profesionales de las infraestructuras necesarias para almacenar el cultivo y surtir al consumidor; tener clara la importancia de sembrar este cultivo; y mejorar en la información y cuestiones genéticas.