Asaja advierte de que no cambiará sus vocales en la Lonja

Vicente de la Peña cifra en unos 8 millones de euros la deuda con los agricultores y ganaderos salmantinos, que han vivido un año "malo y complicado".
Complicado, negativo y malo. Así ha calificado Vicente de la Peña el año 2011 para el sector de la agricultura y ganadería debido a la crisis de precios en origen y a los costes de producción que "mantienen en jaque a la agricultura y ganadería y han metido en un pozo sin fondo a los agricultores y ganaderos salmantinos", ha explicado el presidente de Asaja Salamanca.

En cuanto a la situación en la Lonja provincial, Vicente de la Peña ha advertido de que Asaja no cambiará sus vocales, ya que "las legislaturas en el mundo del campo son de cinco años, por lo que aún estamos en la misma legislatura".

Para esta organización agraria, el año 2011 ha sido complicado tanto para la agricultura como para la ganadería, aunque pueden salvarse los cereales, el sector más estable este año. Para Asaja Salamanca, no obstante, ha habido algunos problemas como la baja potencialidad de los productos fitosanitarios y el precio del gasóleo, que califican de "abusivo", y el precio de los fertilizantes. Además, a esto hay que añadir, según ha expuesto Vicente de la Peña, "que las administraciones no nos dejan gestionar libremente nuestras explotaciones porque impiden la quema de rastrojos y eso ha provocado algunas plagas de tipo vegetal". Sin embargo, la cosecha ha sido "racionalmente buena".

No sucede lo mismo con el sector de la patata, que ha vivido, según la organización agraria, "un año catastrófico". A pesar de que se han sembrado 5.100 hectáreas en la provincia, un 8% más que el año anterior, "tras el arranque y las primeras cotizaciones en lonja todo ha ido de mal en peor". Así, los precios bajos en lonja han provocado "pérdidas sistemáticas y una situación de auténtica ruina".

Para la ganadería, la incertidumbre es la nota predominante en un año en el que se ha producido un importante descenso de la cabaña gandera de la provincia en todos los sectores. En el porcino se han perdido alrededor de 200.000 animales, lo que supone un descenso del 62% en las más de 2.300 explotaciones de la provincia, situación que se repite en el vacuno, que ha perdido el 7,5% de su cabaña. Esta situación, según Vicente de la Peña, viene provocada por las secuelas de la vacunación de la lengua azul y la restricción de movimientos que han tenido "efectos muy negativos", a pesar de que "es el único sector que tiene cierta rentabilidad porque se está exportanto al Líbano".

Situación dramática es la que viven el vacuno de leche y el ovino y el caprino. Apenas quedan en la provincia 2.700 vacas lecheras en un centenar de explotaciones que, además, "tienen que vender por debajo del coste de producción". Por su parte, tanto el ovino como el caprino se han visto afectados por la lengua azul y los ataques de los lobos, que no solo matan cabezas de ganado sino que provocan mucho estrés a aquellas que han sido atacadas. A esto hay que añadir la obligatoriedad de un seguro que supone "un problema" para los agricultores porque se ven "obligados a pagar por el daño que provoca un tercero".

Otro de los problemas que afecta al sector del campo es el impago de las ayudas de la Administración regional, que Vicente de la Peña ha cifrado entre los ocho y diez millones para los profesionales salmantinos. Según ha denunciado esta organización agraria aún no se han abonado ayudas como la indemnización compensatoria de montaña, las ayudas a la agricultura y ganadería ecológicas o a las superficies forrajeras pastables. "Aunque hay de plazo hasta el día 28 de febrero creemos que no se van a pagar porque la Consejería de Agricultura no tiene un duro", ha explicado De la Peña.

Por otra parte, Asaja Salamanca ha criticado la propuesta de la PAC para los años 2014-2020 porque "establece un techo máximo de gasto que es un 11% menos que el presupuesto actual y el compromiso es igual para cada año sin tener en cuenta la inflacción". Además, critican la definición que hace de agricultor activo, aquel para el que el 5% de sus ingresos procede del campo, y del establecimiento de un pago base igual para todos los productores, algo que "perjudica a la agricultura más productiva". Asimismo, critican la liberalización de las cuotas de viñedo, de la leche y de la remolacha.

Además, 2011 ha sido un año en el que se ha mantenido el cierre de explotaciones en la provincia. "En los últimos dos años más de dos centenares de agricultores y ganaderos salmantinos han abandonado el campo y sus explotaciones, han soportado pérdidas de renta y no son capaces de lograr el ansiado relevo generacional que es el futuro del campo". Esta cifra supone un descenso del 22% del censo agrario de la provincia, que ronda las 5.000 altas en la seguridad social.

Por todo ello, Asaja Salamanca pide al 2012 que sea un año con "trabajo para todos, precios dignos y mayor presupuesto para la PAC". Asimismo, solicitan al Gobierno regional que las restricciones presupuestarias no afecten a la agricultura y a la ganadería". No obstante han mostrado su compromiso de seguir luchan por el campo, como ya se ha hecho este 2011 con medidas como la entrega de carbón a las cajas de ahorro "por haber estado más pendientes de sus trifulcas que de contribuir al desarrollo del campo", la participación en protestas o convenciones de jóvenes agricultores y el apoyo a los afectados por los robos de cable.

En cuanto al nombramiento de Arias Cañete como ministro de Agricultura, Vicente de la Peña ha asegurado que es una persona con conocimientos del campo y de "los pasillos de Bruselas", por lo que es una persona "adecuada para esta labor". Pero desde Asaja Salamanca le solicitan que "ponga los cinco sentidos en defender los intereses de España, sobre todo en la PAC, y busque los aliados necesarios para ello".