Arranca el juicio a Isabel Pantoja, Julian Muñoz y Maite Zaldívar

Acusados de blanqueo de capitales

La cantante Isabel Pantoja, el que fuera su pareja y exalcalde de la localidad malagueña de Marbella Julián Muñoz y la exesposa de éste Maite Zaldívar se sentarán este jueves por primera vez juntos en el banquillo para ser juzgados junto a otras siete personas más, acusados por la Fiscalía Anticorrupción de blanqueo de capitales, en una causa que fue separada del caso 'Malaya'.

La vista oral comienza este jueves y seguirá el viernes día 29 y la próxima semana los días 5 y 6 de julio, jornadas que previsiblemente se dedicarán a las cuestiones jurídicas previas que alegarán las partes. Tras esto, las sesiones, que se celebrarán en la sala donde se desarrolla el juicio del caso 'Malaya', se retomarán en octubre.

Las administraciones con competencia han realizado un trabajo de coordinación para que el juicio se celebre con normalidad, ante la popularidad de acusados como Pantoja y la previsión de que acudan personas en apoyo a la cantante. Fuentes policiales han confirmado a Europa Press que se montará un dispositivo de seguridad, ya que "se espera una importante afluencia de personas". Además, hay acreditados más de 150 profesionales de más de 30 medios de comunicación locales, regionales, nacionales e internacionales, como un semanario alemán.

La Fiscalía Anticorrupción pide inicialmente tres años y medio de prisión para Isabel Pantoja, a la que acusa de un delito continuado de blanqueo de capitales. Muñoz está acusado de cohecho pasivo y blanqueo, por los que pide siete años y medio de cárcel y para Zaldívar se solicita tres años y medio de prisión también por blanqueo.

La acusación señala en su calificación inicial que durante el tiempo que Muñoz estuvo vinculado al Ayuntamiento marbellí "logró enriquecerse haciéndose con un importante patrimonio", cuya cuantía total "se desconoce", aunque se estima en más de tres millones y medio de euros. "Parte de ese dinero lo ocultaba en el extranjero", apunta el ministerio fiscal.

Para la Fiscalía, "en ningún caso" puede vincularse el origen del dinero a los ingresos conocidos, ya que, señala, mientras duró la convivencia del matrimonio Muñoz-Zaldívar --hasta aproximadamente finales de 2002 o principios de 2003, aunque la ruptura no se hiciera pública hasta celebradas las elecciones-- contaban "como único sustento económico el procedente de las retribuciones de Muñoz".

En el escrito provisional, al que tuvo acceso Europa Press, se explica que Muñoz está inmerso en varias causas judiciales y que "es a esa actividad delictiva y no a las rentas lícitas a la que hay que imputar la ganancia patrimonial no justificada". Supuestamente hizo llegar parte de esos fondos tanto a su exmujer y su familia como a su nueva compañera sentimental, Isabel Pantoja.

SUS PAREJAS

La Fiscalía Anticorrupción sostiene que en un primer momento, Muñoz "se valió de su entonces mujer, Maite Zaldívar, sus hijas y su cuñado", también acusado, añadiendo que "emplea la misma sistemática con su nueva pareja, Isabel Pantoja, escudándose en ésta para dar salida a los fondos generados y de procedencia presuntamente delictiva".

Ambas mujeres, se indica, "eran perfectamente conocedoras del origen ilícito de los fondos, puesto que sabían cuáles eran las fuentes de sus ingresos lícitos" y "conocían la implicación del mismo en numerosos procedimientos penales por delitos de corrupción administrativa", pese a lo que "se prestaron, cada una en su momento, para servir de cobertura al ocultamiento de bienes y dinero".

En cuanto a Zaldívar, el ministerio público explica que una de las formas por las que el exalcalde le entregó fondos es a través de transferencias desde el extranjero, en concreto Suiza. Para ello, "se va a servir de su excuñado", Jesús Zaldívar, para el que pide tres años de cárcel. En este punto, se acusa también a un empleado de una entidad bancaria suiza y al director de una sucursal en Marbella.

Para traer el dinero a España, según el fiscal, la exmujer de Muñoz se vale de una sociedad interpuesta del Estado norteamericano de Delaware, "totalmente opaca", con dos entidades de Gibraltar como socios, "bajo las que se parapeta" Maite Zaldívar, quien para la acusación habría presuntamente blanqueado 1,3 millones.

PANTOJA

En cuanto a la tonadillera, se estima en 1,8 millones de euros la cantidad que ha sido "reciclada" por ésta, es decir, "el dinero y bienes de procedencia delictiva blanqueados". El fiscal analiza las operaciones de compra de dos inmuebles, un apartamento en el hotel Guadalpín y la casa 'Mi Gitana', en la urbanización 'La Pera' de Marbella.

En cuanto a ese chalet, el escrito inicial del fiscal señala que la financiación en su integridad de la vivienda por parte de una entidad vinculada a Pantoja "fue la fórmula ideada" por ésta y su pareja para permitir que fuera abonada "con el fondo de procedencia delictiva de Julián Muñoz". Se añade que tras ser detenido el exalcalde por el caso 'Malaya' se produjeron impagos de cuotas.

Asimismo, se indica que hay ingresos en efectivo "de origen desconocido" detectados en la cuenta de esa sociedad para la amortización del préstamo y se pone de manifiesto que Muñoz efectuó "inyección de fondos" a otra empresa destinada a explotaciones y adquisiciones ganaderas, a pesar de que esa sociedad "carecía de actividad mercantil en 2003".

La calificación detalla la compra a Aifos de un apartamento en el hotel Guadalpín de Marbella a través de otra sociedad vinculada a la cantante y concluye, analizando las cuentas, que "no se ha producido ingreso alguno que pueda justificar" el pago de los 353.695 euros que supuso esta adquisición y que el inmueble fue abonado por Muñoz "con cargo a los fondos de procedencia delictiva que mantenía ocultos".

Se relaciona la rebaja del precio a resoluciones a favor de la promotora y se añade que del análisis de las cuentas de la cantante "no se detecta el pago de una cantidad como la que requirió la adquisición del inmueble". Añade que "se han detectado entradas por importe de 1.127.101 euros mediante ingresos en efectivo de origen desconocido, coincidiendo con su relación con Julián Muñoz".

En este punto, destaca que cuando aún no había iniciado su relación "prácticamente no se produce ninguna operación de ingreso en efectivo", mientras que después son "muy significativos". De hecho, en 2003, "consolidada y pública la relación", se producen 29 operaciones de efectivo por 293.497 euros y operaciones de fraccionamiento, como los 10 ingresos de 3.000 euros, de los que ocho son "consecutivos y diarios".

DEFENSA

En su escrito de defensa, los letrados de la cantante pidieron su absolución, mostrandose disconformes con las acusaciones y con los informes policiales; y alegaron que tenía una "enorme" capacidad económica en el periodo investigado, pero también antes y después, con ingresos de 19 millones de euros entre 1999 y 2009 tanto de ella misma como de sus sociedades.

Se estima que los informes de la Udyco tienen "errores gravísimos, omisiones y fallos inexplicables". Se indica que de 1999 a 2002 el volumen de negocio generado por Pantoja y sus sociedades fue de 7,5 millones, según las declaraciones fiscales, de 2003 a 2006 tuvo ingresos de 5,1 millones y de 2007 a 2009, cantidades "similares" por una cuantía de unos 5,6 millones de euros.

A estas cifras se suman los ingresos por el arrendamiento de la Finca Cantora y se justifica el efectivo en metálico, fundamentalmente en las galas y en la actividad de restauración u ocio. "Hay una verdad incontestable y es que Isabel Pantoja siguió trabajando --iniciada ya su relación con el exalcalde-- y generando un ingente beneficio económico", se manifiesta. También explica los ingresos de 3.000 euros en efectivo durante varios días seguidos y se alega que algunas de las galas fueron cobradas en dólares y, tras ser cambiados a euros, se ingresaron.