Aquimisa logra la segunda a tirones... de gran baloncesto

(Foto: I. Calle)

El equipo salmantino logra una victoria más ajustada de lo previsto jugando a medio gas en algunas fases del partido, y con una menor diferencia en el marcador de la que marca su baloncesto.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

AQUIMISA LABORATORIOS (19+26+20+16) 81: Rubén Pérez (2), Simon (22), Alonso (12), Yáñez (2) y Mbaye (9) -cinco inicial- Pedro (12), Johnson (20), Toño (2) y Hugo Lavado (0).

 

LEYMA B. CORUÑA (18+12+25+21) 76: Rey Artigas (6), Escobar (5), Kike Blanco (6), Dorda (18) y Nogueria (9) -cinco inicial- Rodríguez (24), López (1), Cochón (7) y García (0).

 

ÁRBITROS: Rastrollo y Grande. Alberto Alonso, eliminador por cinco faltas en Aquimisa.

 

EN DETALLE: Partido correspondiente a la jornada 4 del Liga EBA disputado en el pabellón de Würzburg ante cerca de 900 espectadores.

El mejor bálsamo para cualquier golpe y más si es una derrota dicen que es una victoria; y si se logran dos seguidas, mejor que mejor. Eso es lo que ha hecho Aquimisa Laboratorios frente a un Basquet Coruña voluntarioso pero muy inferior a los salmantinos que pese a la contundente victoria, jugaron a tirones, eso sí, de grandísimo baloncesto.

 

Y es que los salmantinos manejaron los tiempos del partido 'forzando' la máquina cuando era necesario y dejándose llevar más adelante, pero con momento de un baloncesto superior al que tiene que dar continuidad. Y se la dará... 'Sam' (20), Simon (22), Pedro y Alonso destacaron en anotación pero todos pusieron su granito en la segunda victoria de la temporada.

 

Aquimisa comenzó el partido con intensidad y algo de precipitación en ambos lados de la cancha, lo que le llevó a encajar un 06 - 10 en los primeros 4 minutos de juego, sin mucha continuidad en sus acciones y demasiado errático en ataque. Pero buenas acciones en ataque culminadas por un triple de Alonso y una de Yáñez colocaron a los salmantinos arriba en el marcador y cogiendo confianza poco a poco en sus planteamientos ofensivos.

 

Además, el equipo de Óscar Núñez machacaba a su rival en el rebote ofensico contando con hasta cuatro y cinco acciones en algunos de sus ataques, demostrado superioridad en un aspecto tan importante del juego como ése, pero dejando claro a la vez su desacierto de cara al aro rival. No en vano, el primer cuarto terminó con un ajustado 19-18 y con un 8/18 en tiros de 2 y un 1/4 en triples y 14 rebotes, 8 de ellos ofensivos.

 

Austin Simon tiraba del carro de Aquimisa en ataque con 10 puntos en el primer cuarto pero los salmantinos, lejos de estirar el marcador a su favor, sufrían un castigo derivado de su falta de acierto en ambos lados de la cancha con un 23-24 (m. 13) ante un rival muy inferior.

 

Ocho puntos casi seguidos de Pedro y un triple de Alonso animaron a Aquimisa que volvió a mandar en el marcador, ya por una diferencia más real por la capacidad de ambos equipos (36-28, minuto 17) rompiendo el partido de una manera definitiva. A partir de ese momento, el equipo de Óscar Núñez se gustó y disfrutó más sobre la pista con mucho más acierto y dejando el marcador 45-30 al descanso.

 

MANDA EL BALONCESTO

 

En la reanudación, el equipo salmantino, que jugaba a tirones, dilapidó 9 puntos de difererencia en menos de dos minutos (45-39) con un abultado parcial de los coruñeses ante la falta de intensidad en algunas acciones. Pero a los salmantinos les hacía falta poco para estirar la goma y más si lo hacen con una gran jugada entre Simon y Johnson que culminó este último con un mate tras una asistencia con el tablero como protagonista del primero, levantando al público de sus asientos.

 

De hecho, 'Sam' se erigió en protagonista rebañando todo lo que podía bajo los aros en un partido en el que Aquimisa jugaba a dos velocidades y metía cuarta cuando le hacía falta pero sin la necesidad de forzar más de lo previsto ante un equipo voluntarioso pero muy inferior. El tercer cuarto tocó a su fin con diez de ventaja (65-55) y con una marcha menos.

 

En el último cuarto se vio un baloncesto más desordenado, con más imprecisiones (parecido al primero) pero con el partido agarrado para Aquimisa Laboratorios, que de la mano de Simon consiguió la segunda victoria seguida jugando un grandísimo baloncesto... pero solo a ratos. Cuando logren continuidad, no habrá quien los pare, pero hay que conseguirla.

 

De hecho, el final se complicó más de lo previsto por precipitación y déficit de intensidad que hay que corregir.