Aquimisa Laboratorios ofrece su mejor cara de pretemporada para vencer a UVA

Plantilla de Aquimisa Laboratorios para la temporada 2013/2014 (Foto: I. C.)

Los salmantinos firmaron un gran trabajo en equipo con una inmejorable actitud, que les permite seguir vivos en la Copa EBA.

FICHA DEL PARTIDO:

 

61 UNIVERSIDAD DE VALLADOLID (12+11+25+13): Garza (23), Esteban (8), González (2), Nieto (1), De la Fuente (13) –cinco inicial- Viruega (6), Iván (0), Martínez (6), Encinas (29, Tortosa (0).

 

77 AQUIMISA LABORATORIOS (22+17+20+18): Alberto Alonso (4), Arturo Cruz (13), Dudu Dieye (7), Diadia Mbaye (10), Austin (17) –cinco inicial- Juan Antón (8), Pedro de la Calle (11), César Yáñez (2), Toño Rodríguez (4).

 

ÁRBITROS: Aguado y Rodríguez. Sin eliminados.

 

INCIDENCIAS: Segunda jornada de la Copa EBA disputada en el pabellón de Fuente de la Mora (Valladolid).

Aquimisa Laboratorios se ha impuesto en su segundo encuentro de Copa EBA disputado en el pabellón Fuente de la Mora ante el Universidad de Valladolid. De este modo, tras perder en el primer choque ante Eras León, los salmantinos aún siguen vivos en la competición regional y deberán esperar al sábado para saber si pasan a la final. Para ello, Valladolid deberá ganar a Eras y hacerlo por una diferencia que no supere los 30 puntos.

 

En el choque de esta tarde, Aquimisa ha mostrado la mejor cara de la pretemporada, firmando un gran primer cuarto y mostrando una excepcional actitud durante todo el choque.

 

En ataque, los jugadores dirigidos por Isidro Álvarez y Óscar Núñez han buscado siempre el pase que diera buenas opciones de tiro y los vallisoletanos han ido siempre a remolque (23-39 al descanso).

 

Durante el tercer cuarto, sin embargo, Aquimisa sufrió un fuerte bajón, seguramente físico, que provocó que el conjunto local se acercara a 8 puntos. Sin embargo, dos canastas de Austin Simon, junto a un par de triples de Pedro de la Calle y de Juan Antón volvieron a dejar la diferencia de nuevo sobre los 20 puntos.

 

De este modo, Aquimisa llegó al final con una renta muy holgada, que permitió a Álvarez rotar a todos sus jugadores para que se repartieran los minutos y aportaran.