Aquimisa Laboratorios, contra Lugo y los elementos

Imagen de Doeye en un momento del partido de la semana pasada contra el Zamora (Foto: I. de la Calle)

El equipo salmantinio busca seguir con su línea ascendente de resultados y juego y consolidar la segunda plaza, sin renunciar a nada.

Aquimisa Laboratorios vuelve de nuevo al pabellón de Würzburg este sábado a las 18.30 horas después del obligado ‘exilio’ al Multiusos de casi un mes y lo hace desde la segunda posición de la Liga, conseguida la semana pasada en Zamora. Todo buenas noticias.

 

Sin embargo, el equipo entrenado por Óscar Núñez ha vivido una semana atípica, con numerosas bajas que hicieron temer por el desenlace del partido. Finalmente, el equipo podrá contar con casi todos sus efectivos, aunque no al cien por cien.

 

En primer lugar, Diadia Mbaye ha comenzado el jueves a entrenar, tras superar unas dolencias musculares, por lo que se le utilizará con prudencia y no más de 10 minutos a priori. Rubén Pérez, por su parte, recayó del esguince de tobillo que sufrió a comienzos de temporada y no se ha ejercitado hasta el viernes, aunque también será de la partida.

 

Los salmantinos César Yáñez –gripe- y Juan Antón –problemas en un pie- apenas han podido entrenar tampoco y, por último, Toño Rodríguez no ha realizado ninguna sesión debido a su recién estrenada paternidad. Sin embargo, parece que todos van a ser de la partida, aunque por supuesto, no en las mejores condiciones.

 

Como rival, Aquimisa estrenará su segundo puesto en la tabla ante el Estudiantes de Lugo, que ocupa actualmente la undécima, con tres victorias y ocho derrotas por las ocho victorias y tres derrotas de los charros. Sin embargo, estas cifras engañan, ya que los gallegos han perdido por rentas muy pequeñas contra los tres equipos de arriba de la clasificación: “No tienen demasiada calidad técnica, pero compiten muy bien y son gente muy joven, muy agresiva, que consiguen hacer jugar mal a sus rivales”, comenta Óscar Núñez.

 

En cuanto a Aquimisa, Núñez reconoce: “Hemos ganado en confianza y estamos muy contentos por el trabajo hecho, pero ya les he dicho que no se pueden confiar lo más mínimo porque la Liga está muy igualada”, reconoce el técnico salmantino.