Aquimisa devuelve el sueño de la EBA a Salamanca

Ver album

El equipo dirigido por Avelino Garcí­a demostró su poderí­o, garra y calidad para conseguir un triunfo histórico. 

FICHA DEL PARTIDO:

AQUIMISA 69 (14+15+15+25): Fidel (11), Pedro (12), Jose (4), Alonso (6) y Toño (6) -€“cinco inicial- Ramos (17), Mbaye (0), Antón (7), ӓscar Iglesias (0), Ángel (0) y De Dios (2), Sánchez (4).

PUMAR͍N GIJӓN 63 (07+14+20+22): Acuña (5), Valvidares (4), Alarcos (16), Blanco (10), Esmoris (8) -cinco inicial- Suárez (3), Iglesias (0), Montes (1), Fernández (5), Cabero (0), Fernández J. (6) y Suárez (7).

ÁRBITROS: Arranz E. y Álvarez.

PABELLӓN: Pabellón La Arena, lleno en las gradas.

 

No ha sido fácil, ni mucho menos; el baloncesto masculino, que había perdido cierto protagonismo lo ha vuelto a ganar gracias a Aquimisa CB Tormes, que ha devuelto el sueño de la EBA a Salamanca gracias al compromiso de club y jugadores al vencer al Pumarín Gijón en un duelo a vida o muerte del que salieron victoriosos los salmantinos (69-63).



Aquimisa comenzó el partido arrasando con un parcial de 10-0 de salida gracias a dos triples de dos intentos de Pedro de la Calle y dos canastas de Toño y Alonso en un inicio eléctrico de los de Avelino García, que fue contestado con 7 puntos seguidos del anfitrión Pumarín.



Pero los salmantinos sabían lo que se jugaban en un duelo a vida o muerte y controlaban el partido con una buena defensa que provocó muchos errores de los gijoneses, más mérito de Aquimisa que demérito del Pumarí­n. Con 12-07 en el marcador a falta de un minuto, el partido demostraba el respeto entre ambos equipos en un primer cuarto que acabó 14-07 para Aquimisa gracias a dos tiros libres de Ramos.



En el segundo cuarto, el partido siguió por los mismos derroteros con un Antón inconmensurable bajo los aros y haciendo del tiro a media distancia un gran arma para Aquimisa, para irse 19-12 (min. 13). Pero los salmantinos volvieron a ser un ciclón y dos canastas de Fidel y Carlos Sánchez les dispararon en el marcador 23-12 (min. 14), la máxima del partido que subió a 14 gracias a un triple de Alonso.



Por los gijoneses, Blanco llevaba el peso de los ataques y la anotación pero Aquimisa respondí­a con una buena defensa que le llevó al descanso con un parcial de 29-21, mandado los salmantinos.


Tensión, defensa, interrupciones: baloncesto


En el segundo acto, Aquimisa comenzó fuerte en defensa y en ataque con canastas de Pedro y Fidel y un Ramos espectacular que pusieron diez arriba a los salmantinos. Diadia dio ese plus en el rebote pero los locales apretaban y se pusieron a cuatro (36-32 min. 26) en un partido con mucha tensión e interrupciones.


Los gijoneses se pusieron a uno (38-37, min. 28), hecho que explicaba la tensión del choque y el valor de la defensa en cada ataque en un tercer cuarto que terminó con solo tres de ventaja para los charros (44-41) y con todo por decidir en unos últimos diez minutos de infarto.
 

Y tanto que fueron de infarto porque el marcador oscilaba entre dos y cinco puntos de diferencia y es que la EBA estaba en juego, casi nada. El electrónico indicaba 47-46 en el minuto 34 y encima Aquimisa tuvo su talón de Aquiles en los tiros libres, fallando lo indecible y el marcador seguí­a muy ajustado (52-49, min. 36).



Pero un triple de Ramos y un 2+1 de Fidel pusieron siete arriba a los charros a falta de dos minutos, contestado por otro triple de Alarcos y un 2+1 de Jose, que casi pusieron la puntilla al partido a falta de 90 segundos (64-56).


En esta ocasión, los tiros libres de un fundamental Alberto Ramos (MVP de la final) sí­ fueron decisivos y Aquimisa consiguió su sueño y el de los amantes del baloncesto en Salamanca que el año que viene verán una Liga EBA para seguir soñando.



Nombres para la historia


Así­, Carlos Sánchez, Pedro de la Calle, Alberto Alonso, Juan Antón, Toño Rodrí­guez, Alberto Ramos, Diadia Mbaye, Jose A. García, ӓscar Iglesias, Fidel Cano, Ángel, Carlos de Dios, Avelino García, 'Mati'€™, el fisio Javi Barrueco y ӓscar Nuñez junto al presidente del club, Darío Lavado y el patrocinador, Aquimisa, han devuelto al baloncesto masculino en Salamanca a reverdecer viejos laureles, y lo que es mejor, con mucho futuro por delante.