Aquimisa bajará el telón a la temporada con una sonrisa

Isidro Álvarez (dcha) y Óscar Núñez (Foto: I. C.)
El equipo salmantino se despide de la temporada ante Betanzos con la intención de regalar una victoria a su entrenador, Isidro Álvarez, que dirigirá su último choque.

Aquimisa tiene muchas cosas en juego la noche del sábado ante Betanzos en el choque que finalmente se disputará a las 20.30 horas en Würzburg. Si bien en la clasificación no hay nada que les motive, los salmantinos sí buscarán la victoria con ahínco por muchos motivos. El primero, el de despedir a su técnico Isidro Álvarez como merece, con el buen baloncesto que les enseñó durante estas dos temporadas. El técnico charro deja al equipo como estaba previsto en manos de un técnico que salió de la cantera como jugador y se formó en la cantera como entrenador: Óscar Núñez. Un paso muy estudiado desde el club que no deja de ser un relevo natural, ya que Núñez ha sido el segundo de Isidro este año.

 
 
Álvarez ha querido agradecer al club su "colaboración y trabajo durante este tiempo en el que hemos disfrutado de baloncesto en Salamanca gracias a vuestra magnífica y generosa disposición".
 
 
Además de despedir a Álvarez, la plantilla salmantina también dice adiós -al menos de momento- a Austin Simon. El norteamericano, que por calidad debe jugar en una categoría superior la próxima temporada, ha dejado un gran sabor de boca entre sus compañeros y la afición y será despedido con un detalle por parte del club.
 
 
En el terreno deportivo, Aquimisa debe mostrar su superioridad sobre la cancha ante el equipo gallego, que está en la parte baja de la tabla con cinco victorias menos que los salmantinos, aunque fueron capaces de vencerlos en el partido de ida (76-74). Entonces, el equipo estaba metido de lleno en plena remodelación, ya que Simon acababa de llegar con un mes de retraso, lo que junto a la marcha de Cruz al Zornotxa, había obligado al club a fichar a Imad Qahwash. En este caso, los puntos de los aleros Sergio Gómez y el veterano Antonio Seijo fueron definitivos para la victoria de los gallegos.
 
 
Tras el partido, el club ofrecerá a sus aficionados, familiares y medios de comunicación un vino de honor, que compartirán con patrocinadores y jugadores en el pabellón.