Aquellos años de la niñez...

Participantes de la Operación Añoranza en anteriores ediciones (Foto:F.Rivas)

La ‘Operación Añoranza’ permite que seis residentes en Argentina se reencuentren con sus raíces

Un grupo de seis salmantinos, residentes en Argentina desde la niñez, ha regresado durante unos días a la provincia de la que partió hace décadas para reencontrarse con sus raíces.

 

Un año más, esta iniciativa ha sido posible gracias a la ‘Operación Añoranza’, que les permite hasta el próximo 8 de cotubre recorrer de nuevo las calles en las que se criaron siendo niños y a las que no habían vuelto, en algunos casos, desde entonces.

 

 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, les ha agradecido a los  seis participantes de esta edición que sientan “muy dentro” todo lo que significa Salamanca y que “mantengan vivos los valores salmantinos a 10.000 kilómetros de distancia”.

 

Así lo ha destacado Fernández Mañueco en la recepción que ha ofrecido a los seis participantes de esta edición, cinco procedentes del Centro de Salamanca en Buenos Aires: María Teresa Iglesias Posse, natural de Salamanca, Francisca Moral Paredero y Juan Antonio Ceballos López, nacidos en Cristóbal de la Sierra, Consuelo Rubio Muñoz (Casas del Conde) y Catalina Simón García (La Alberca), y el sexto del Centro de Castilla y León en Mar del Plata, Agustín Moreiro Navais, nacido en Navasfrías y el más longevo del grupo con 81 años.

 

Desde 1997 la Operación Añoranza posibilita el regreso y permanencia durante unas semanas en Salamanca de aquellas personas mayores que, por diversas circunstancias familiares, sociales y económicas tuvieron que emigrar y no habían tenido posibilidad de volver en algunos casos.

 

Esta programa conjunto, que desarrollan Ayuntamiento, Diputación Provincial y Junta de Castilla y León, también facilita el encuentro de las personas participantes con familiares, que en determinadas ocasiones habían perdido el contacto.

 

DÍAS DE EMOCIONES

 

Los seis participantes estarán alojados durante estas fechas en la Hospedería Padre Dehón de los Padres Reparadores y cuentan con un servicio de apoyo y acompañamiento que atiende a las necesidades del grupo y ayuda a resolver “cualquier incidencia que se produzca”.

 

Al margen de las recepciones oficiales, visitas guiadas, actos culturales y lúdicos, el resto del tiempo lo compartirán con sus familiares y allegados, según ha explicado la organización.