Aprobados los Presupuestos para 2011, que ascienden a 9,1 millones

Austeros y ajustados. Se reducen en 770.000 euros con respecto al ejercicio anterior. Sorpresa. El PSOE se abstiene en la votación por considerar que no se ajustan a las necesidades reales de la localidad
e. bermejo
La Corporación municipal de Santa Marta de Tormes aprobó ayer de forma inicial los Presupuestos para 2011, que ascienden a 9.107.494 euros, 770.000 menos que los de este año. La propuesta salió adelante con los votos a favor del equipo de Gobierno y el del concejal independiente Justino Corchero, mientras que el Grupo socialista se abstuvo y la edil de IU se manifestó en contra.

Tal y como señaló el alcalde, Javier Cascante, “son los cuartos presupuestos que llevamos adelante y, al igual que los anteriores, son fruto del trabajo y la dedicación”, además de asegurar que los asuntos sociales “no se verán mermados”.

Principales inversiones
Por su parte, la edil de Economía, Chabela de la Torre, los definió como “austeros en el gasto y los ingresos ajustados a los mínimos estimables”, aunque destacó de forma especial el capítulo de inversiones, con 1.595.166 euros, entre las que destacan tres: el césped del campo de fútbol (360.000 euros) del que la concejal señaló que hay que cambiarlo “porque tenía 10 años de vida útil y se han superado con creces”, el carril bici y paseo peatonal en el arroyo Requesenes, con una inversión de 211.000 euros, y las pistas deportivas, que todavía no tienen ubicación, pero cuya construcción ascenderá a 112.000 euros.

Hay, además, otras previsiones ambiciosas, como el cuartel de la Policía Local, que sólo tiene una partida de 1.000 euros porque todavía está en el aire, aunque es probable que se construya en los locales de María La Brava cuando se haga la permuta.

De la Torre destacó, no obstante, el importante papel que desempeñan en la economía municipal las importantes subvenciones recibidas. “En los últimos cuatro años hemos realizado inversiones por valor de más de 22 millones y las subvenciones nos han permitido hacer muchas cosas”, dijo. Destacó, entre otras, las del Plan E (3,6 millones), Fondos Europeos (más de un millón), así como siete millones más en distintos conceptos. “No sólo hemos tenido grandes subvenciones como las del nuevo Ayuntamiento o la Isla del Soto, sino otras más pequeñas que han financiado la mayor parte de los programas de las concejalías”, precisó.

La abstención del PSOE
Por su parte, una de las sorpresas del pleno vino de la mano del Grupo municipal Socialista, que se abstuvo en la votación. En este sentido, Emeterio Álvarez, si bien reconoció que los Presupuestos “son continuistas y austeros”, señaló que su grupo considera que no se ajustan a las necesidades reales y que hay que ser más exigentes a la hora de fijar las inversiones, por lo que consideró que “primero hay que satisfacer las necesidades sociales perentorias” y después crear puestos de trabajo “en la medida de lo posible”.

Además de considerar “derrochadores en un año de restricciones” conceptos como el carril bici y paseo peatonal, el césped del campo de fútbol, las pistas polideportivas o la reforma de vías públicas, el Grupo Socialista había planteado otros proyectos que juzgaba fundamentales, entre ellos, un centro de día para mayores con pisos tutelados; la nueva Biblioteca junto al nuevo Ayuntamiento; el acondicionamiento de la Biblioteca antigua como centro de participación ciudadana, así como un estudio de viabilidad y anteproyecto del futuro polígono industrial como dinamizador de la economía, ahora que está próximo a aprobarse el Plan de Urbanismo.