Aprobados 1,8 millones de euros para desfibriladores implantables en el Complejo Asistencial de Salamanca

El desfibrilador implantable es un dispositivo que se utiliza para cirugía cardiaca y que se coloca en el interior del cuerpo de pacientes con fibrilación ventricular
El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves una inversión por valor de 1.825.470 euros para la contratación del suministro de 85 desfibriladores implantables y electrodos destinados al Servicio de Cardiología del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca hasta julio de 2012.

La contratación deriva del Acuerdo Marco 16/2010, "que permite agilizar la contratación al disponer de un catálogo de productos y empresas suministradoras y, además, permite una contención del gasto, ya que se consiguen mejores precios que si cada centro contrata de forma individual", según ha explicado el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez.

El desfibrilador implantable es un dispositivo que se utiliza para cirugía cardiaca y que se coloca en el interior del cuerpo de pacientes con fibrilación ventricular, como arritmias ventriculares graves y taquicardias y que, en caso de no tratarse, podrían provocar parada cardiaca.

El portavoz ha explicado que el desfibrilador interviene cada vez que detecta una arritmia ventricular y genera un impulso eléctrico que provoca el latido del corazón. Este aparato consta de unos cables o electrodos que se conectan, por un lado, con el corazón y, por el otro, con el desfibrilador que se alojará debajo de la piel, cerca de la clavícula.

La desfibrilación se basa en la aplicación brusca y breve de una corriente eléctrica de alto voltaje para detener las arritmias rápidas cardiacas. El choque eléctrico detiene la arritmia, lo que permite al médico identificar y solucionar las causas que la produjeron.