Aprobado el incremento de asesores y dedicaciones exclusivas: hasta 420.000 euros más para cargos políticos

Imagen del pleno (Foto: Cristian Martín)

PP y Ciudadanos votan a favor del nuevo reglamento que aumenta las dedicaciones exclusivas en el Ayuntamiento de Salamanca, habilita 9 dedicaciones parciales y más asesores. PSOE y Ganemos critican el escándalo de tener más personal para los mismos concejales.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado esta mañana la modificación del reglamento orgánico municipal que proporcionará más dedicaciones exclusivas y cargos de confianza a los grupos políticos. Un aumento de personal que, según el informe realizado en su día, tendrá un coste de hasta 420.000 euros por los sueldos y cotizaciones de las que se harán cargo las arcas municipales.

 

Salvo que en el período de exposición pública que se abre ahora se produzcan cambios, la nueva redacción del reglamento proporciona una dedicación exclusiva más, de nueve a diez, ya que la del alcalde no cuenta; reglamenta las dedicaciones parciales, con un máximo de nueve; y también proporciona más asesores a los grupos, fundamentalmente, Ciudadanos y Ganemos. Pero la clave es su aplicación, que es muy desigual.

 

En las últimas semanas se ha sabido que, de cara a aprovechar este nuevo reglamento y cubriendo las plazas que tenía, el grupo popular ha incorporado a la mujer del concejal García Carbayo como asesora del área de prensa y al secretario general provincial de NNGG como coordinador. Estos puestos se suman a los que ya ha ido cubriendo, caso del exconcejal Emilio Arroita como asesor de la Junta de Gobierno (órgano que está totalmente parado), otro asesor popular en este órgano, la entrada de la exconcejal Gozo Merino y la renovación de todo el equipo que tenía a su disposición el alcalde. A ello hay que sumar las cinco dedicaciones exclusivas de concejales, más la del alcalde.

 

Además, Ciudadanos tiene una dedicación exclusiva para su portavoz y dos dedicaciones parciales, aprobadas este septiembre. También tiene un puesto en la junta de gobierno y cubrirá un nuevo puesto de asesor que le da el nuevo reglamento. Por contra, en el PSOE no hay dedicaciones exclusivas, ni siquiera su portavoz José Luis Mateos, y dos concejales ejercen en dedicación parcial. Y tiene tres personas a sueldo pagado del Ayuntamiento como asesores y coordinadores. Y en Ganemos nadie ejerce en dedicación exclusiva ni parcial y han cubierto sus puestos de confianza a base de concurso y con personal del Ayuntamiento.

 

Ello ha generado debate, fundamentalmente entre el concejal de Ganemos, Gabriel Risco, y el portavoz el PP, Fernando Rodríguez, ya que se ha desestimado la propuesta de Ganemos con el único razonamiento de que podría no ser ajustado a derecho: el reglamento confiere a los grupos la potestad de contratar a quien quieran. A pesar de ello, Risco ha considerado que “llenar estos puestos con personas que en nada acceden por mérito y capacidad sí violenta todos los principios” y ha pedido al PP que “dejen de esconderse detrás de los informes técnicos, esta es una cuestión política, una cuestión de regeneración democrática de la que tanto se habló en campaña”.

 

“Es inadmisible, éticamente reprobable y es la política vieja, utilizar las instituciones para, sin respetar el mérito y capacidad, introducir a personas por criterios políticos, de amistad o familiares”, ha dicho Risco que pide “acabar con el amiguismo”, “con las vinculaciones familiares y de la amistad en los puestos de una administración pública”.

 

El portavoz de Ciudadanos, que ha votado a favor y ha permitido la aprobación de los nuevos puestos y dedicaciones, ha defendido que “si queremos que la labor que hacemos desde la oposición desde el Ayuntamiento se nos tienen que dar los medios necesarios” y ha explicado que “dos de los concejales de este grupo ostentan la presidencia de dos comisiones, lo que requiere de un trabajo”. “No podemos ponernos la zancadilla cuando de lo que hablamos es de hacer una oposición efectiva”.

 

El concejal socialista Arturo Ferreras ha anunciado el voto en contra “porque consideramos que cualquier modificación del reglamento se debe hacer por consenso de los grupos y el nuestro no ha sentido la necesidad de hacer el cambio” y porque “esta modificación ha causado alarma social, reflejada en los medios de comunicación, la ciudadanía no entiende cómo siendo los mismos concejales y con las mismas funciones, necesitamos más personal de confianza”.

 

Por su parte, Fernando Rodríguez, portavoz del PP, ha ido más allá y ha defendido el aumento de personal político y sueldos en exclusividad a cargo de las arcas municipales diciendo que “la ley permite que este Ayuntamiento tenga 18 dedicaciones exclusivas y el máximo va a ser de diez, y de ellas seis son para el equipo de Gobierno y cuatro para la oposición” y que “el único incremento de personal de confianza es para los grupos de la oposición”. A todo ello, ha espetado al PSOE que "ya vamos a ver qué uso hacen ustedes cuando se apruebe”, un claro aviso sobre las críticas que recibirán tras negarse a aprobar esto si, una vez certificado, lo aprovechan para contratar a alguien.

 

El portavoz del PP defiende que el reglamento dice que el personal eventual es elección de los grupos municipales y defiende la incorporación de una nueva persona para personal de prensa, la mujer del concejal García Carbayo, enumerando su larga trayectoria profesional; es la primera vez que habla de esta incorporación, de la que a duras penas se ha conocido el decreto de nombramiento y tras una denuncia de CCOO. Rodríguez dice que intentar limitar la provisión de esos puestos vulnera la ley porque establece que ese tipo de puestos de trabajo pueden ser ocupados por personas que no sean empleados públicos.

 

Risco ha respondido que “el informe jurídico que consta en el Ayuntamiento empieza por decir que no entra por ser de carácter político” y “no pongo en duda el CV personal de las personas que acceden a estos puestos, lo que decimos claramente, y esto es voluntad política, y aquí tomamos decisiones políticas, lo que digo es que hay que separa los ámbitos de lo público y el ámbito de los intereses parciales, del partido político”.

Noticias relacionadas