Apple abre un laboratorio secreto para investigar y desarrollar sus propias pantallas

Apple ha abierto un laboratorio para que sus ingenieros investiguen y desarrollen pantallas para sus productos. El laboratorio de producción está en Longtan, al norte de Taiwan, y cuenta con más de 50 ingenieros trabajando en el desarrollo de estas mejoras para sus dispositivos. 

El nuevo laboratorio de Apple es investigar y desarrollar nuevas pantallas para los iPhones y iPads que sean más ligeras, más brillantes y más delgadas, así como actualizar y crear nuevas versiones de las pantallas de cristal líquido que utilizan actualmente en sus dispositivos móviles. Para lograrlo, Apple ha contratado a personal derivado de AU Optronics Corp, un fabricante de pantallas local, y Qualcomm. Sin embargo, la identidad de los ingenieros que trabajan allí sigue siendo anónima.    

 

La creación propia de sus pantallas reduciría la dependencia de otros proveedores que han servido a la compañía hasta ahora para producir las tecnologías de visualización de sus productos. De esta manera podría Apple desarrollar las etapas de producción dentro de sus propios laboratorios y oficinas y encargar la fabricación a otros fabricantes más pequeños como Optronix o Innolux, sin recurrir a grandes proveedores.

 

El nuevo laboratorio secreto de Apple no tiene indicaciones para llegar. Está entre un bosque y una fábrica de productos biotecnológicos en obra. Pero el laboratorio de los de Cuppertino en Taiwan no tiene carteles ni indicaciones como las empresas vecinas. Al entrar en el edificio, según cuenta Bloomberg, hay una recepcionista delante de un logo de Apple en la pared y utilizando un iMac, los dos únicos indicios de que allí investiga una de las empresas más importantes del mundo.