Aparicio arremete contra la gestión de Terciado y García Arias: "Ha sido absurda y un despropósito total"

El presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla y León no ha dudado en desmarcarse de la gestión de Terciado: "Nos sentimos engañados. Pedimos perdón", ha dicho Santiago Aparicio.

RECUPERACIÓN ECONÓMICA

 

Los resultados de Cecale en 2013 se han cerrado con un beneficio de más de 33.000 euros a pesar de la situación en la que la nueva dirección asumió Cecale en 2012 en el que la organización estaba en "preconcurso de acreedores". El secretario general en funciones, David Esteban, ha detallado que se ha llevado a cabo un recortes "drástico" de los gastos de en torno al 160 por ciento para lograr estos resultados.

Debería haber sido una comparecencia plácida para Santiago Aparicio después de celebrarse una Asamblea General de Cecale que exhibe los números de la recuperación económica en la organización que preside tras la tormentosa etapa de Jesús Terciado y su secretario general, Héctor García Arias, impregnada por el escándalo y que ha supuesto la dimisión superado un prolongado proceso que puso al descubierto las repetidas irregularidades de esa gestión.

 

Pero Santiago Aparicio no eludió la realidad del momento. Pese al esfuerzo que realizó en resaltar las cuentas, aprobadas por unanimidad, junto a secretario general interino, David Esteban, la realidad es que de inmediato afrontó todas las cuestiones generadas a raiz de las denuncias que amenazan la etapa anterior presidida por Jesús Terciado.

 

Aparicio detalló todo el proceso de la conocida Auditoría de Gestión que realizó la consultura KPMG y que fue presentada a las organizaciones territoriales el pasado 24 de mayo por el director de este trabajo, Fernando Cuñado. Escueto, el actual presidente resumió ese informe reconociendo que se habían detectado "numerosas irregularidades" en un periodo opaco y que todo obedecía a una gestión llevada a cabo por Terciado y García Arias, que tomaban decisiones de manera "unilateral".

 

Ante la posibilidad de que dicho periodo pudiera tener consecuencias legales, Cecale encargó otro informe jurídico, que lleva a cabo la empresa Ashurst, pero cuyos resultados todavía no han sido entregados. Dicho informe tiene como objetivo determinar si esa gestión puede haber concurrido en un ilícito penal.  De hecho, el informe de KMPG habla de "conductas, pautas económicas definidas como la comisión de un fraude entendendido este como la malversación de caudales públicos o apropación indebida", según explicó el propio Aparicio.

 

El presidente insistió en presumir de unidad en Cecale y de transparencia en esta etapa. "Nos preocupa la situación en la que nos vemos inmersos por ese traslado por parte del Juzgado de lo Civil número 1 de Valladolid por la demanda de una empresa de formación", apuntó después de la reunión de urgencia este lunes con la directiva.

 

Santiago Aparicio recalcó que no tiene nada que ocultar la Junta Directiva actual, pero aclaró que en esa etapa anterior no tenían conocimiento de la manera de gestionar de Terciado y García Arias, de espaldas al resto de la organización. "Por supuesto que no, por eso hemos pedido este informe jurídico al ver y al leer en la auditoría de gestión que surgen dudas acerca de todas esas irregularidades que se citan. Al no ser juristas no podemos definir si es o no un ilícito penal, si es una falta o qué es. Por eso pedimos que se nos aclare por parte de unos expertos".

 

El presidente también negó que el tesosero anterior hubiera informado a una serie de directivos, entre los que se encontraba, de todo lo que estaba sucediendo en Cecale bajo el paragüas obscurantista de Terciado y García Árias. "No sé por qué dice eso el ex tesorero porque estuvimos reunidos con él Miguel Ángel Benavente, Jesús Terciado y yo mismo y nos presenta unas cuentas que no son las que nos había presentado a nosotros la persona que llevaba la contabilidad de Cecale en su momento", dijo para recordar que cuando llegó a la presidencia en 2012 cada vez que se abría una carpeta "era una sorpresa porque nos encontrábamos con algo nuevo".

 

Aparicio no eludió la dureza para calificar la gestión de Terciado como de "despropósito total y absurda" cuando, como ejemplo, se refirió a la gestión del plan de viabilidad del edificio de la organización. Se sinceró al reconocer que "en Cecale no éramos conscientes de nada" y reconoció que había hablado con Jesús Terciado para pedirle explicaciones sin encontrar más respuesta que mostrar su tranquilidad en que no había cometido "irregularidad alguna". No obstante, celebró que su dimisión de la dirección de Confae y Cepyme "ha sido muy positiva para todas las organizaciones".  "Tener sospechas sobre alguien es muy complicado y da mala imagen".

 

Por último, el presidente de Cecale avanzó que si el informe jurídico detecta un ilícito penal se pondrán "al servicio de la justicia". "Estamos muy desencantados y muy molestos, nos sentimos muy engañados, pido perdón a la sociedad, somos gente seria", señaló.

Noticias relacionadas