Antonio Gómez y Luis Muñoz vencen en el Nacional de Acoso

La reclamación realizada al jurado por el garrochista pacense, Antonio Gómez, resultó determinante en la obtención a su favor del primer premio del tercer Campeonato Nacional de Acoso y Derribo Villa de Lumbrales, prueba que concluyó ayer en esta localidad y que se ha venido disputando a lo largo del fin de semana con la participación de 23 colleras de Andalucía, Extremadura y Castilla y León.
M. Corral

Los 12 puntos (dos volteretas) concedidos en la vaca brava de Antonio Pérez-Tabernero (de San Fernando) a la collera formada por Antonio Gómez (garrochista) y Luis Muñoz (amparador), dejarían con el segundo puesto del Nacional a los salmantinos, Antonio García y Carlos Casamayor, que se quedaron con 51 puntos, dos menos que los campeones. Y es que, después de que el jurado concediera a los campeones 9 puntos en la brava, por una voltereta y una echada, la reclamación del garrochista obligó al jurado a visionar el video de la carrera, para determinar como la voltereta inicial, “nada ortodoxa”, estaba dentro de lo establecido en el reglamento de competición del Campeonato Nacional.

Aún así, faltaban de correr las vacas cruzadas del villaviejense Manuel Galán, excelentes para los caballistas y con una sola repetición por embroque. El tercer puesto fue para la collera formada por los andaluces Julio e Ignacio de la Puerta, con 49 puntos. También hubo un premio al mejor amparador, en este caso amaparadora, y que fue a parar a manos de la caballista portuguesa María Moura Caetano, sobrina del rejoneador Joao Moura, y que hizo un excelente papel con Fernando Couceiro.