Antón Reixa deja la SGAE "víctima de una lucha de poder que va más allá de lo legítimo"

Asegura que es víctima de un fuego cruzado. 

El hasta ahora presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Antón Reixa, deja la entidad tras una "lucha de poder" dentro de la propia entidad que "va más allá de lo legítimo", convirtiéndose en una "víctima del fuego cruzado de una red organizada y del transfuguismo".

 

Fuentes de la Junta de Directiva han señalado a Europa Press que Reixa deja el cargo porque se han unido tres grupos para destituirle: los intermediarios de las televisiones, los aliados del vicepresidente José Miguel Fernández Sastrón y las "traiciones" de algunos miembros de su Gobierno.

 

Según ha subrayado Reixa en declaraciones a los medios a las puertas de la entidad tras ser destituido, la denominada "rueda" de las televisiones (el negocio de la música en programas de televisión por el que unos pocos miembros de la SGAE cobran varios millones de euros) es "un problema estructural de la gestión del derecho de autor" que, según cree, ha provocado sus salida de la entidad por intentar cambiar los derechos que se pagaban por este música.

 

El expresidente está convencido que su salida se debe a esta confluencia de intereses de "los autores vinculados a la 'rueda', los amigos del pasado y la nostalgia y los ambiciosos del presente". "He sido víctima del fuego cruzado de una red organizada y del transfuguismo".

 

ALIVIO, PREOCUPACIÓN Y AGRADECIMIENTO

 

Antón Reixa ha dicho que en este momento sus sentimientos son de "alivio, preocupación y agradecimiento". Alivio porque ahora puede volver a su actividad autoral y de productor audiovisual, a la que no se había podido dedicar como presidente de la SGAE.

 

Y de preocupación por la "rueda" en los programas de televisión y por la "amenaza" de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Eso sí, se siente agradecido a los compañeros de la Junta, al staff directivo y a la plantilla, así como a las asociaciones y autores que han apostado por intentar recuperar la coherencia, "en un tiempo en que la unidad autoral era imposible".

 

Además, se ha mostrado "orgulloso de una base social comprometida con la creación y con el derecho de autor, que es básico para la independencia de los autores" y ha instado a "seguir peleando para que la futura Ley de Propiedad Intelectual no salga".

 

El escritor y cantante ha afirmado no arrepentirse de haberse presentado a las elecciones ni sentirse frustrado por la marcha. Preguntado si cree que tiene arreglo la situación de la SGAE, ha dicho que "hay que confiar en que sí". "Ahora toca mirar hacia adelante y seguir en la Junta, combinando el trabajo autoral con el compromiso con el derecho de autor", ha concluido.