Amenaza de muerte a sus tíos en Salamanca por no darle dinero o alcohol

Se trata de la misma personas que el sábado fue detenido también por amenazar de muerte a la dueña de un bar por no invitarle a algo.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Salamanca a un hombre de 37 años por amenazar de muerte y acosar a sus tíos para que le diesen dinero o bebidas alcohólicas.

 

Según han informado fuentes de la Comisaría, este hecho se venía repitiendo “de manera reiterada” durante los últimos días en la vivienda de los familiares y las víctimas decidieron avisar a la Policía  porque temían “por su integridad física”.

 

 

El detenido, al que le constan 30 detenciones anteriores, es el mismo hombre que ya fue detenido y pasó a disposición judicial durante el fin de semana por hechos similares producidos en un establecimiento de hostelería de la calle Río Coa, en este caso pedía consumiciones gratis.

 

Según ya informaron fuentes de la Comisaría Provincial, el hombre amenazó de muerte a la propietaria de un bar por negarse a servirle una consumición gratis, un altercado que  tuvo lugar sobre las 20.00 horas del pasado sábado, 4 de julio.

 

Los agentes acudieron al local ante la llamada de ayuda de la propietaria del establecimiento, quien les dijo que un hombre, conocido del barrio, llevaba todo el día molestando en el interior del local a ella y a los clientes.

 

El motivo es que el autor de los hechos quería  “consumiciones gratis” y que, ante la negativa a ofrecérselas, había insultado y amenazado con matar a la dueña del bar.

 

Debido a estos hechos y al encontrarse él “muy alterado y con mucha agresividad, la mujer decidió abandonar el local “temiendo” que pudiera cumplir sus amenazas por sus “antecedentes y el ambiente que frecuentaba”, ha indicado la Policía. 

 

Después, los agentes, cuando patrullaban los alrededores, localizaron en la calle Cordel de Merinas al presunto autor, por lo que fue detenido, momento en el que el presunto autor reiteró sus amenazas de muerte contra la denunciante y los policías.