Álvaro De Arriba: El olimpo salmantino te guarda sitio

La inclusión de Álvaro De Arriba en el equipo olímpico español devuelve a Salamanca a los Juegos después no contar con representación -olímpica, no paralímpica-, en Pekín y Londres. Cuando De Arriba salte a la pista se convertirá en el deportista salmantino número 25 en el Olimpo. 

En menos de un mes comienzan los Juegos de Río de Janeiro y Salamanca volverá a estar representada por un participante olímpico después de las ausencias de las ediciones de 2008 en Pekín y 2012 en Londres, algo que no sucedía desde Tokio 1964. En esas dos últimas citas sí hubo representación paralímpica en la figura del nadador Alejandro Sánchez Palomero. 

 

Doce años de sequía, desde Atenas 2004, cuando fueron tres mujeres las que representaron al deporte salmantino: Cora Olivero, Dori Ruano y María Antonia Sánchez. Ellas junto a Sánchez Palomero fueron las últimas en sumarse a la lista de olímpicos a los que Salamanca dedica su particular memorial

 

El 1 de diciembre de 2010, la ciudad izó la bandera de los anillos multicolor en un acto en el que homenajeó a todos los deportistas olímpicos y paralímpicos locales o relacionados con la provincia charra a lo largo de la historia. En aquel momento fueron 21 los deportistas agasajados -el tiempo y el repaso en condiciones de la historia de los Juegos desveló que había habido olvidos-, en un acto en el que se descubrieron las placas conmemorativas de cada uno de ellos ubicadas en el muro exterior del polideportivo del Centro Municipal Integrado Julián Sánchez 'El Charro'.

 

Competidores en seis disciplinas aparecían en aquel primer listado que realizó el Ayuntamiento: Atletismo (13), baloncesto (uno), ciclismo (tres), natación (dos), tenis (uno) y tiro olímpico (uno). Faltaban dos atletas y un futbolista, y con el tiempo se subsanó el error en el caso de los dos primeros que no del último. 

 

El atletismo, el más representado entre los olímpicos salmantinos y ahora sumará uno más

 

En concreto, los olímpicos de atletismo son Ángel Cruz (Moscú, 1980); Ángel Hernández (Barcelona, 1992); Antonio Sánchez (Los Ángeles, 1984, Seúl, 1988 y Barcelona, 1992); Beatriz Santiago (Sydney, 2000); Cora Olivero (Antenas, 2004); Enrique Sánchez-Guijo (Barcelona, 1992, Atlanta, 1996, Sydney, 2000); Frutos Feo (Atlanta, 1996); Honorato Hernández (Seúl, 1988); José Luis Albarrán (Roma, 1960); José Luis Sánchez Paraíso (México, 1968, Munich, 1972, y Montreal, 1976); Miriam Alonso (Barcelona, 1992 y Atlanta, 1996); Rosa Colorado (Seúl, 1988) y Teresa Recio (Sydney, 2000).

 

Albarrán, el primer olímpico. Sánchez Paraíso y Dori Ruano, estuvieron en tres Juegos

 

 

 

El olímpico de baloncesto es Vicente Ramos Cecilio (México, 1968, y Munich, 1972)- En cuanto a un deporte tan arraigado a Salamanca como el ciclismo son Agustín Tamames (México, 1968); Dori Ruano (Barcelona, 1992, Sydney, 2000, y Atenas, 2004) y Fátima Blázquez (Atlanta, 1996, y Sydney, 2000).

 

En lo que respecta a la natación han saboreado lo que es estar en unos Juegos los salmantinos Blanca Cerón (Atlanta, 1996) y Alejandro Sánchez (Pekín, 2008 y Londres 2012). De tenis, María Antonia Sánchez Lorenzo (Atenas, 2004) y de tiro olímpico, José Luis del Villar Galán (México, 1968, y Montreal, 1976).

 

Las dos ausencias subsanadas con el tiempo, y cuyas placas se encuentran ya en el lugar que les corresponde, son las de dos paralímpicos que participaron en atletismo. Se trata de Gregoria Madrid (Arnhem, 1980) y Vicente Riesco (Toronto, 1976 y Arnhem, 1980). 

 

Goyi Jiménez y Vicente Riesco ocupan el lugar que les corresponde junto a otros paralímpicos como Sánchez Palomero y Sánchez-Guijo (Fotos: Teresa Sánchez)

 

Cabe destacar que los Juegos de México 1968 (Sánchez Paraíso, Vicente Ramos, Agustín Tamames y José Luis del Villar) y Barcelona 1992 (Ángel Hernández, Antonio Sánchez, Miriam Alonso y Dori Ruano) fue donde Salamanca logró una mayor representación. 

 

El número de deportistas de una provincia como Salamanca que han conseguido alcanzar una cita olímpica es el claro reflejo de la dificultad que supone llegar, así que los resultados conseguidos no se resaltan tanto. 

 

Pese a ello sin duda hay que destacar los de Vicente Ramos, que consiguió diploma olímpico con la selección de baloncesto gracias con la séptima plaza en México 1968, e igual resultado para Dori Ruano, en Sydney 2000

 

El mayor logró sin embargo está en manos del paralímpico Alejandro Sánchez Palomero que en su primera cita, en Pekín 2008 alcanzó la medalla de bronce. 

 

Con él se cerró el olimpo de los salmantinos hasta que Álvaro De Arriba ha llamado a sus puertas para, en breve y previo paso por Río, ocupar su lugar. 

Noticias relacionadas