Álvaro de Arriba busca sus límites en la carrera del minuto

Álvaro de Arriba, en un entrenamiento esta semana en la pista cubierta de La Aldehuela. Foto: F. Oliva

El atleta salmantino asalta hoy el récord de España de 500 metros en pista cubierta, una carrera de un minuto en la que buscará su umbral máximo de resistencia. Será su última prueba antes del Mundial.

El mediofondista salmantino Álvaro de Arriba intentará este sábado (19.40 horas) establecer el primer récord absoluto de la flamante pista 'Carlos Gil Pérez' en una distancia atípica, los 500 metros en pista cubierta. La prueba es una de esas que no es habitual, pero que cuenta con cierto prestigio entre los atletas. Como ocurre con la milla, los 300 o los mil metros, da caché tener un buen registro en estas distancias no olímpicas. En este caso, tiene el aliciente adicional de su actual poseedor, que no es otro que el inigualable Antonio Reina, todo un referente para el propio Álvaro de Arriba.

 

La prueba está prevista como colofón a una jornada de atletismo escolar y cuenta con todos los parabienes de la federación y todos los elementos para que la marca sea oficial. El objetivo es rebajar el 1.02:00 que tiene Reina, aunque hay otra meta aparejada, la del reto de 'la carrera del minuto'. Eso es más o menos lo que se tarda en hacer la distancia, el tiempo que está marcado como el límite para comprobar el umbral de resitencia de un atleta.

 

Es la última prueba del mediofondista salmantino antes de viajar a Portland para el Mundial de pista cubierta, su estreno con los 'mayores' en una convocatoria de la selección española e incorporarse con el récord de España bajo el brazo sería todo un punto. Confirmaría la progresión que ha tenido De Arriba esta temporada invernal, con una marca de relumbrón (el 1.46:63 que obtuvo en Valencia le convierte en el undécimo atleta de la lista mundial), victoria de prestigio en el Villa de Madrid y el subcampeonato promesa y absoluto.

 

Aunque está por confirmar, el salmantino puede contar con algún invitado de lujo a la carrera. Y es seguro que tenga la compañía de compañeros de entrenamiento del Rincón Oeste, que ejercerán de 'liebre' para lanzarle. Además, contará con la ventaja de que conoce bien la pista porque ha entrenado bastante en ella en las últimas semanas, y con las condiciones innatas del tartán instalado, que ya ha demostrado ser propicio para las marcas de nivel.