Álvarez de Toledo, primera voz crítica tras la Junta Directiva Nacional PP

Cayetana Álvarfez de Toledo, diputada del PP

Cree que sus votantes se van a Ciudadanos porque, siendo de centro, defienden de forma combativa los valores constitucionales.

La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo ha denunciado este miércoles que no pudo intervenir en la Junta Directiva Nacional que celebró su partido el martes en Moncloa, en la que pretendía avisar a sus compañeros de que "la economía no lo es todo" y de que el partido no tiene un problema de comunicación, sino "un déficit grave de política".


Álvarez de Toledo se ha expresado así en un artículo en 'El Mundo' y en declaraciones a Onda Cero, en las que ha asegurado que al inicio de la reunión la Junta Directiva Nacional se dijo que habría turnos de palabras tanto después del discurso de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, como después del discurso del presidente.

La diputada ha explicado que nadie pidió la palabra después de Cospedal, y ella tampoco, porque entendía que lo lógico era escuchar el informe de Mariano Rajoy, pero que después del discurso de éste sólo hubo aplausos y saludos y la reunión se disolvió.

Según ha dicho, ella pretendía avisar de que aunque la economía "es importante" y su mejora es "mérito indiscutible del Gobierno", pero que la economía no lo es todo y que "también la política debe ser rescatada" y el partido debe hacer "política ambiciosa, no política low cost del populismo" para los desafíos que tiene España.

Para la diputada, el principal problema es el separatismo y el Gobierno no hizo todo lo que estaba en su mano para evitar la "consulta política" organizada por la Generalitat de Cataluña el pasado 9 de noviembre que fue declarada ilegal por el Tribunal Constitucional.

En su artículo, Álvarez de Toledo alude al éxito de Ciudadanos y destaca que los españoles lo vinculan con "un discurso nítido y combativo" en defensa del modelo de convivencia.

En sus declaraciones a la emisora, la diputada ha subrayado que ella está en el PP y que su alusión a la formación de Albert Rivera, a la que el propio PP considera "centrista", es para tratar de "desmontar el tópico" de que el discurso "combativo" en favor de los valores constitucionales es algo "de los ultras, o el ala derecha o la derecha extrema".

"Es un discurso profundamente transversal que abarca al centro derecha pero también a buena parte del centro izquierda y la prueba de que esto es así es que muchos votantes que comparten con nosotros esto se están yendo a otro partido al que se califica de centrista pero es combativo y beligerante en su defensa de los sistemas de convivencia", ha argumentado.

En su opinión, el PP no es sólo una estructura de poder sino una "impresionante fuerza política" y la mayoría de los problemas que le "atenazan, incluida la corrupción, no existirían si el Partido Popular no hubiese abandonado la política".

Es más, cree que de no haber "abandonado la política" la competencia de otros partidos sería menos, de manera que recuperar la política es la "única posibilidad de supervivencia" para los 'populares'.