Alto y claro…

No apto para duros de oĂ­do. Alto y claro. La integraciĂłn de esfuerzos, dinĂĄmicas y recursos entre las CĂĄmaras de Comercio e Industria y las organizaciones empresariales es el modelo. Y el modelo es el futuro.
La CĂĄmara de Comercio de Salamanca celebrĂł ayer su 125 aniversario con un gran espaldarazo institucional y no sĂłlo por la presencia de sus altezas reales los PrĂ­ncipes de Asturias. Uno por uno, los presentes en el acto celebrado en el Palacio de Congresos vinieron a coincidir en la necesidad, frente a los tiempos difĂ­ciles, de unas CĂĄmaras de Comercio fuertes, modernas y con capacidad de adaptaciĂłn. Nada nuevo bajo el sol, la mayorĂ­a de las organizaciones camerales espaĂąolas ya han demostrado esas habilidades con su mera permanencia durante mĂĄs de un siglo y cuarto de historia.

Lo verdaderamente revelador es que tenga que venir todo un presidente de Comunidad AutĂłnoma, en este caso la nuestra, a significar con contundencia que no tiene sentido que las CĂĄmaras y las organizaciones empresariales sectoriales caminen por la misma vĂ­a pero sin rozarse el codo. Todo lo contrario. Poniendo como modelo a la instituciĂłn cameral salmantina, Juan Vicente Herrera personalizĂł ayer en CĂĄmara y Confaes el modelo de futuro que puede solventar con ĂŠxito las dificultades estructurales a las que se enfrentan las pequeĂąas y medianas empresas de este paĂ­s con esta asfixiante crisis a la que estĂĄn sometidas. La optimizaciĂłn de recursos, la gestiĂłn del conocimiento, la adaptabilidad a las circunstancias cambiantes y, de manera mĂĄs ejemplificadora y visible, a las nuevas tecnologĂ­as, son la esperanza del modelo organizativo empresarial de este paĂ­s.

Cuando la vía de la captación de cuotas, abortada alegremente y sin mirar al futuro, parecía empujar al precipicio a las cámaras de comercio de todo el país que no habían hecho convenientemente sus deberes. Cuando el discurso desde estas mismas corporaciones se vehiculaba en la integración de servicios y la optimización de recursos para la autofinanciación. Cuando las embestidas de rancios medios de comunicación que utilizan el negro sobre blanco para sus intereses empresariales se hacían como constantes cargas de caballería… Cuando todo eso pasaba y la opinión pública se mostraba incapaz de sacar por sí misma las conclusiones acertadas… Llega Juan Vicente Herrera al Palacio de Congresos de Salamanca y declina definitivamente la balanza: no tiene sentido que las corporaciones camerales que defienden al empresariado local y las agrupaciones sectoriales de empresarios viajen de espaldas.

Sí, alto y claro. El modelo es el adoptado por la Cámara de Comercio de Salamanca y Confaes. Y no lo dice un presidente bicéfalo ni sus adláteres. Lo dice el presidente de la Junta de Castilla y León. Y aun así las voces desgastadas del viejo periodismo de provincias apuntarán hoy a otra cabeza y dispararán… pero esta vez con balas de fogueo, porque las Cámaras de Comercio, que unos daban por muertas, llevaban viajando 125 años con chaleco antibalas…