Alonso quiere aprovechar las aguas revueltas de Mercedes

Foto: Europa Press

El piloto español Fernando Alonso afronta el GP Canadá deseoso de aprovechar las mejoras en su F14 T y de recortar las distancias con los monoplazas de Mercedes, cuya insultante autoridad se puede ver amenazada por la creciente animadversión entre sus dos pilotos, Lewis Hamilton y Nico Rosberg.

El clima impecable de Mercedes durante las seis primeras carreras de la temporada, con dominio imparable de sus dos pilotos, sufrió su primer bache en el Gran Premio de Mónaco, donde Rosberg se adjudicó la 'pole' de un modo polémico que despertó los recelos de su compañero de equipo.

Sin embargo, la dirección de carrera no detectó nada anómalo en la salida del alemán en su última vuelta de la calificación y confirmó la primera posición en parrilla del a la postre ganador en Montecarlo, el circuito urbano donde adelantar se convierte en misión prácticamente imposible.

Visiblemente molesto en Mónaco, Hamilton quiso calmar la situación cinco días después a través de Twitter, donde colgó una foto antigua de cuando ambos competían en karts. "Somos amigos desde hace mucho tiempo y hemos tenido altibajos. Hemos hablado y estamos bien, seguimos siendo amigos. No hay problema", zanjó el británico.

El circuito Gilles-Villeneuve será el escenario donde comprobar si las buenas palabras se convierten en hechos y la paz llega a una escudería que, salvo este incidente, ha completado un primer tercio del campeonato idílico con pleno de victorias, cuatro de Hamilton y dos de un Rosberg que, sin embargo, lidera el Mundial por cuatro puntos de diferencia.

El inglés quiere recuperar la cabeza de la clasificación en uno de sus circuitos predilectos, donde acumula tres victorias (2007, 2010 y 2012) y otras tantas 'poles', mientras que el germano cuenta con un quinto puesto como mejor resultado histórico en territorio canadiense.

GRANDES ESPERANZAS EN FERRARI

Con 61 puntos en su casillero, justo la mitad que el líder del Mundial (122), Fernando Alonso ocupa el tercer puesto de la tabla, erigiéndose en el primer perseguidor de Mercedes pese a que solo ha sumado un podio en las seis primeras pruebas, el tercer cajón en el Gran Premio de China.

En un circuito marcado por las largas rectas, donde los pilotos aprietan el acelerador a fondo durante el 60 por ciento de la vuelta, y por su famoso 'Muro de los Campeones', lugar donde muchos campeones del mundo han visto frustradas sus esperanzas en esta carrera, el español confía en qué funcionen las actualizaciones que Ferrari ha diseñado en el chasis y en la unidad de potencia, un paso adelante avanzado hace ya un mes por el presidente de la 'Scuderia', Luca Cordero di Montezemolo.

Sin embargo, Alonso, que no gana en Montreal desde que militaba en Renault (2006), ya ha rebajado las expectativas con su prudencia habitual. El ovetense aspira a repetir al menos la actuación del año pasado, cuando completó una espectacular actuación que le permitió remontar desde la sexta posición de parrilla hasta el segundo cajón del podio. Su compañero de equipo Kimi Raikkonen, que cumplirá 200 carreras en la Fórmula 1, también quiere beneficiarse de esta hipotética mejoría del F14 T.

En cuanto al resto de equipos, se esperan problemas de competitividad para Red Bull en un circuito donde la carga aerodinámica no tiene tanta importancia, así como una buena oportunidad para Force India y su poderosa unidad de potencia. Los entrenamientos libres comenzarán este viernes a las 16.00 (hora española), mientras que la calificación se disputará el sábado a las 19.00 y la carrera, el domingo a las 20.00.