Alonso no presenta secuelas neurológicas, pero tendrá que reducir su actividad durante un tiempo

El mundo de la política está de enhorabuena
Su diagnóstico es "cefalea con déficits neurológicos y linfocitosis en líquido cefalorraquídeo", una enfermedad que no produce secuelas neurológicas, pero que obligará al dirigente socialista a "reducir algo sus actividades habituales durante un periodo corto de tiempo".

Según el parte médico facilitado por el Grupo Socialista, en estos momentos Alonso no presenta "ninguna sintomatología neurológica". Alonso ingresó el pasado viernes tras sufrir un "cuadro súbito de déficit neurológico focal", motivo por el que, según explican los médicos, fue activado el Protocolo Código Ictus de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, tras el proceso diagnóstico que concluyó en la tarde del domingo, los facultativos han "descartado completamente que el paciente haya sufrido un ictus". "El diagnóstico final del paciente es el de 'cefalea con déficits neurológicos y linfocitosis en líquido cefalorraquídeo'", puntualiza el parte médico.

Dolor de cabeza intensa
Esta enfermedad no produce ninguna secuela neurológica, pudiendo presentar episodios de dolor de cabeza intenso acompañándose o no de déficits neurológicos. En cualquier caso, estos episodios son de escasa duración y al cabo de dos o tres meses se resuelve completamente y no vuelve a ocurrir.