Alonso acaba segundo y se acerca al liderato de Webber, vencedor ayer

BUENA DEFENSA. El asturiano aguantó la presión de Vettel durante más de cuarenta vueltas
EFE / Hungaroring

El australiano Mark Webber consiguió ayer una victoria magistral en el gran premio de Hungría, por delante de un no menos magistral Fernando Alonso, que ha logrado mantener a raya a Sebastian Vettel.

La victoria de Webber llegó casi por accidente, superado en la salida por Fernando Alonso, marchaba en tercera posición tras su compañero Vettel y el español, cuando en la vuelta decimoquinta se neutralizó la carrera para limpiar la pista de los restos del alerón del coche del italiano Vitantonio Liuzzi.

Prácticamente todos los coches, a excepción de Webber y del brasileño Rubens Barrichello se detuvieron a cambiar neumáticos. Si Webber no lo hizo, fue para no esperar a que terminaran los mecánicos con Vettel y perder el tercer puesto.

Los neumáticos blandos rendían de una forma asombrosa en su Red Bull y, cuando la parada para cambiarlos por los duros estaba prevista sobre la vigésima vuelta, los disfrutó hasta la vuelta 43, logrando una ventaja suficiente como para detenerse y seguir en cabeza hasta el final de la prueba.

Con el coche de seguridad en pista y el cambio de los neumáticos realizados las posibilidades de Alonso de adelantar a Vettel eran nulas, pero en esta ocasión el alemán sería sancionado con un paso por la calle de talleres por haber dejado una distancia de más de diez coches sobre el safety car cuando se reanudó la carrera.

Esta sanción permitió a Alonso ampararse de la segunda posición y mantenerla a pesar de la de la presión a que fue sometido por Vettel, que la mayor parte del tiempo estuvo a menos de medio segundo.

La jornada para los tres primeros se completaba con el abandono del líder del mundial, el británico Lewis Hamilton en la vuelta 21 por un problema en la caja de cambios, lo que permite a Webber liderar el mundial y a Fernando Alonso situarse ya a veinte puntos de la cabeza.

Pedro de la Rosa lograba, por fin, terminar en los puntos, en séptima posición, después de haber perdido dos puestos en la salida cuando el polaco Robert Kubica le sacó en la salida en la primera curva.

De la Rosa logró terminar por delante del campeón del mundo Jenson Button y lograr así el mejor resultado para su equipo, que ayer celebró su Gran Premio número 300.

El otro español, Jaime Alguersuari se retiró después de rodar una sola vuelta por un problema mecánico, en un amargo aniversario de su debut en Fórmula Uno.

La neutralización de la carrera provocó dos accidentes en la calle de talleres. El primero cuando Kubica se incorporaba a la pista y colisionó con el alemán Adrian Sutil, que iba a detenerse, y el segundo al perder una rueda el alemán Nico Rosberg. La rueda trasera derecha del Mercedes se salió del buje cuando se incorporaba a la pista, pudo ser evitada por los mecánicos de Sauber, que esperaban la detención de De la Rosa y siguió su camino hasta los talleres de Williams en donde salió catapultada al aire, sin que afortunadamente golpeara a alguien.