Alonso acaba detrás de los Red Bull y el Mundial se resolverá en Abu Dhabi

El español Fernando Alonso (Ferrari) no pudo sentenciar el Mundial al acabar tercero en la penúltima carrera del año, por detrás de los dos hombres de Red Bull-Renault, el alemán Sebastian Vettel y el australiano Mark Webber, por lo que el título de pilotos se resolverá dentro de siete días en Abu Dhabi.
EFE

Este nuevo doblete de Red Bull Racing, el cuarto de la temporada –que le ha garantizado de forma matemática el título de Constructores–, mantiene a Alonso en el liderato, aunque ahora con ocho puntos de ventaja sobre Webber (tres menos de los que tenía antes de la carrera), quince respecto a Vettel y 24 de margen con el británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes). Estos cuatro pilotos son los que llegarán a Abu Dhabi (14 de noviembre) con opciones de proclamarse campeones del mundo.

La carrera sólo tuvo un color, el de los Red Bull, pese a que sus responsables deportivos han seguido dando las mismas oportunidades a sus dos pilotos en lugar de tratar de apostar por Webber, el que mejor estaba situado para pelarle el campeonato a Alonso y que de haber ganado llegaría a la carrera decisiva con sólo un punto de desventaja respecto al bicampeón español, al que le basta ser segundo en Abu Dhabi para lograr su tercer título.

Vettel sumó ayer la novena victoria de su carrera en la Fórmula Uno y la cuarta de la presente temporada. El alemán superó en la primera curva al sorprendente autor de la pole, su compatriota Nico Hülkenberg (Williams-Cosworth), y enseguida comenzó a marcar la pauta de la carrera.

Webber se situó por detrás de Vetel tras adelantar antes de completarse la primera vuelta a Hülkenberg, que posteriormente taponó a Alonso en su intento por no dejar que los Red Bull se escaparan tras haber dado cuenta de Hamilton en la segunda vuelta al asfalto de Interlagos. Vettel y Webber se marcharon muy pronto, y Alonso, cuando pudo dejar atrás a Hülkenberg, en la séptima vuelta, ya estaba a más de once segundos del alemán y a siete del australiano.

Ni siquiera tras la salida del coche de seguridad por un accidente del italiano Vitantonio Liuzzi (Force India-Mercedes) a veinte vueltas del final le permitió a Alonso aproximarse en exceso a los Red Bull, ya que entre éstos y el español estaban estancados varios pilotos con vuelta perdida.

En las últimas vueltas Alonso pudo acercarse algo más a Webber, pero nunca pudo inquietar al australiano, que terminó con dos segundos y medio de margen sobre el bicampeón español, que llegó a Brasil con once puntos de margen y era el único que matemáticamente podía sentenciar el campeonato en el circuito Jose Carlos Pace de Sao Paulo.

Hamilton, que aprovechó la salida del coche de seguridad para cambiar los neumáticos, hizo un esfuerzo final por tratar de dar caza a Alonso. No lo logró, pero al menos se marchó de Interlagos con la vuelta rápida y con opciones, aunque pocas, de lograr en Abu Dabi su segundo título, ya que está a 24 puntos del español y con 25 aún en juego.