Alirón del Barça o nuevo campeón en Granada

Leo Messi bate a Andrés Fernández

El FC Barcelona visita este sábado al Granada CF en el Nuevo Los Cármenes --17.00 horas/C+ Partidazo-- en una auténtica final por revalidar el título de Liga, para lo que precisan de una victoria o hacer por lo menos el mismo resultado que obtenga el Real Madrid.

 

 

POSIBLES ALINEACIONES.

GRANADA CF: Andrés Fernández; Miguel Lopes, Babin, Lombán, Ricardo Costa; Rochina, Doucouré, Rubén Pérez, Cuenca; El Arabi y Peñaranda.

FC BARCELONA: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

ÁRBITRO: Hernández Hernández (C. Las Palmas).

ESTADIO: Nuevo Los Cármenes.

HORA: 17.00 horas/Canal+Partidazo.

La Liga está a tiro de piedra, a tiro de una victoria, en concreto. Si los blaugrana no quieren depender del Real Madrid deben ganar a un Granada ya salvado, con el 1-4 en Sevilla, y que no se juega más que el honor y demostrar que han acabado fuertes la temporada. El Barça, por contra, se juega un título que tenía en su poder y que tras el bache de cuatro jornadas sin ganar debe reconquistar. Ha reaccionado, pero les hace falta dar un paso más hacia el alirón.


Y, si no lo cantan los blaugranasen el Nuevo Los Cármenes, lo harán los blancos y habrá nuevo campeón de Liga. Un escenario que no contemplan en Barcelona y menos tras encadenar un balance de 21 goles a favor por ninguno encajado en las últimas jornadas con las goleadas ante Deportivo (0-8), Sporting (6-0) y Espanyol (5-0) y el triunfo ante el Betis (0-2).

Una reacción que en Barcelona confían que tenga su premio, que sea de campeón. Luis Enrique irá a Granada con todo, a excepción de los lesionados Claudio Bravo y Sandro, por lo que será Marc-André Ter Stegen quien defienda la portería en las dos finales que les quedan a los catalanes por jugar; esta y la de Copa del Rey. Si salen victoriosos de ambas tendrán el doblete, buen premio final, y si no, se irán de vacío o con un único título. Poco para lo que han acostumbrado a su afición últimamente.

El Barça, con un único punto más que el Real Madrid, se enfrenta a la sexta ocasión en que sólo blaugranas y blancos pugnaban por ganar la competición doméstica en el último partido. Y, en los cinco precedentes, siempre salió ganador el equipo blaugrana. Recordadas son las Ligas ganadas en el último momento propiciadas por las derrotas del eterno rival en Tenerife, tanto en 1992 como en 1993, dos encuentros en los que Luis Enrique vestía de blanco.

ADIÓS A MAINZ

El Granada, lejos de escuchar teorías sobre maletines, llega encantado a la cita y con los deberes hechos. Cuando prescindieron de Sandoval eran últimos y, ahora, les ha sobrado una jornada para sellar la permanencia. El Nuevo Los Cármenes será una fiesta, la de celebración de seguir un año más en la elite, y ganar al Barça sería la puntilla y están dispuestos a lograrlo.

Gracias a su triunfo ante el Sevilla en el Sánchez-Pizjuán (1-4), con protagonismo para el exblaugrana Isaac Cuenca, lograron la permanencia. Al filo del descanso, el exbarcelonista ganó la espalda a la defensa nervionense y remató solo ante Beto, desatando la alegría de los 5.000 aficionados nazaríes desplazados a la capital andaluza.

El canterano Diego González igualó la contienda y metía momentáneamente a los granadinos en problemas. Sin embargo, el defensa Jean-Sylvain Babi, de cabeza, volvía a adelantar a los visitantes (min.78); El-Arabi, de penalti (min.85), y de nuevo Cuenca (min.87) confirmaron la victoria y la permanencia.

El lateral Dimitri Foulquier será baja, debido a una fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo, así como Isaac Success, no recuperado de las varias fracturas en huesos faciales. Pero José González tiene varias dudas, y de importancia. Penden de un hilo tanto Cristiano Biraghi, por molestias en el tobillo, como Fran Rico por fiebre, y Diego Mainz, con molestias en la rodilla.

Precisamente, quien más quiere estar a punto para poder jugar es el capitán. Mainz, que llegó al club de la mano del presidente, Enrique Pina, en 2009 y ha visto los ascensos a la Liga Adelante y a la Liga BBVA dejará el club a final de temporada, tras siete años vistiendo la camiseta nazarí, y espera despedirse de la afición sobre el terreno de juego y disputando su último partido.