Alexandra Lapierre: "La novela histórica durará siempre, porque es un modo de aprender sin aburrirse"

La escritora francesa Alenxandra Lapierre ha asegurado este martes a Europa Press que la novela histórica es un género que durará siempre, puesto que, en su opinión, es "un modo de aprender sin aburrirse", tal y como ha tratado de conseguir en 'Serás la reina del mundo', en la que cuenta la historia de Isabel Barreto, "la primera almirante española", en el siglo XVI.

"Mi obsesión es ser muy precisa y exacta, pero al mismo tiempo contar algo que puedas leer en la playa, porque esas dos vertientes explican el éxito", ha recalcado, para después admitir que le da "miedo" cuando este tipo de novelas no permiten al lector "diferenciar entre imaginación e historia", algo que ella ha querido delimitar en su relato.

 

Sobre la protagonista de su novela, Alexandra ha afirmado que fue una "auténtica heroína española", por lo que le "encoleriza que fuera olvidada". Así, ha añadido que se decidió a adentrarse en su vida de alguna manera por "obligación, para hacer justicia a una persona tan genial" a la que la historia no ha hecho justicia.

 

Y es que 'Serás reina del mundo' es la biografía novelada de Isabel Barreto, una adelantada a su tiempo que, en el siglo XVI, se convirtió en la primera mujer que se puso al mando de un galeón para partir a la conquista del mundo desconocido, cruzar el Pacífico y regresar a América.

 

Isabel decidió tomar el mando de la flota de embarcaciones tras la muerte de su primer marido, Álvaro de Mendaña, el descubridor de las Islas Salomón y, a pesar de la oposición de toda la tripulación masculina, consiguió llegar hasta Filipinas.

 

Años más tarde, Isabel volvió a casarse con otro navegante, Hernando de Castro, y juntos se propusieron acabar la tarea que Mendaña dejó sin terminar: colonizar las islas del Pacífico que el primer esposo de la protagonista descubrió unos años atrás.

 

"En aquel tiempo tan machista, en época de conquistadores, Isabel se atrevió a tener los mismos sueños que los hombres, algo imposible socialmente, pero que se debió a que su padre la eligió como su preferida y la educó como a un varón: pudo tener armas, conocer la geografía y tener nociones de matemáticas, todo muy importante para navegar", ha explicado la autora.

 

UN PROYECTO AGOTADOR

Sobre el proceso de documentación de una historia de este tamaño, Alexandra (hija de Dominique Lapierre) ha admitido que es "agotador", pero también "gratificante", pues llegó a pasar jornadas enteras sola en Madrid, "pensando solo en Isabel, trabajando en la Biblioteca Nacional desde las 9 de la mañana a las 10 de la noche".

   "Pero, en cualquier caso, al final es una necesidad, y este libro se convierte en una aventura del corazón sobre una mujer increíble que anticipa a todas las que llegarán después. No hay otra como ella antes, y hasta dos siglos después tampoco ninguna parecida", ha subrayado.

   De cara al futuro, Alexandra avanza que tiene ya por delante varios proyectos que "por ahora" no se han convertido en obsesión: "Yo cambio toda mi vida y pongo toda mi energía en un tema, en un personaje, por lo que es muy importante ser cauteloso al principio, y elegir bien, para que pase lo que pase en el camino, lo quieras hacer".