Alemania, a octavos como primera y sin despeinarse

Özil, se marcha de un defensa

Los germanos hacen los deberes y superan la resistencia norirlandesa.

 

FICHA TÉCNICA.


IRLANDA DEL NORTE: McGovern; Hughes, McAuley, Cathcart, J. Evans; C. Evans (McGinn, min.84), Davis, Norwood; Ward (Magennis, min.70), Dallas y Washington (Lafferty, min.59).

ALEMANIA: Neuer; Hector, Boateng (Höwedes, min.76), Hummels, Kimmich; Khedira (Schweinsteiger, min.69), Kroos; Götze (Schürrle, min.55), Özil, Müller; y Mario Gómez.

GOL.

0-1, min.30, Mario Gómez.

ÁRBITRO: Clément Turpin (FRA). Sin amonestados.

ESTADIO: Parque de los Príncipes, París. 44.125 espectadores.

La selección alemana ha certificado su billete a octavos de final de la Eurocopa de Francia como líder de grupo sufriendo lo mínimo ante una inofensiva Irlanda del Norte que, obcecada en defender, sacó un trabajado 0-1 que irónicamente dejó con mejor sabor de boca a los perdedores en su debut en el torneo debido a la frustración germana de cara a puerta.

Pese a reservar a alguno de los hombres que habían sido titulares en los primeros choques, el conjunto germano saltó al campo con la firme idea de acabar cuanto antes con el sueño norirlandés camino de afianzar su primer puesto en el Grupo C. En un monólogo continuo, los de Joachim Löw pusieron punto final a la primera fase con un incontestable 71% de posesión que llevó en volandas un triunfo que pudo ser realmente abultado si no hubiera sido por la brillante actuación de McGovern bajo palos.

Sin piedad alguna ante un rival de inferior talla sobre el papel, Müller dispuso en sus botas de las ocasiones más peligrosas de los suyos, ansioso por estrenar su casillero goleador en el torneo. En escasos minutos, el ariete del Bayern de Múnich tuvo un mano a mano que estrelló contra el guardameta, un remate que acarició el palo y un cabezazo que se estrelló en la madera.

En pleno monopolio ofensivo, el jugador de 26 años no encontró la manera de romper la igualada y tuvo que aliarse con Mario Gómez para hacerlo en su cuarta internada clara. Tras una gran jugada colectiva, fue Müller quien se plantó nuevamente ante McGovern, aunque en esta ocasión cedió atrás para que Gómez debutara como titular en el torneo con gol.

ALEMANIA AL COMPLETO CONTRA MCGOVERN

A pesar de la derrota, el arquero británico fue indudablemente el jugador más destacado de su equipo, la mejor baza para frenar el acoso y derribo alemán. Bajo el guion previsible, Irlanda del Norte apenas hizo participar a Neuer, inédito ante el juego que tuvo lugar en una parcela de 50 metros casi en su totalidad.

La victoria por la mínima, aunque certificó el liderato alemán de cara a octavos, dejó abierta una opción a Polonia hasta el final. Igualados a puntos y habiendo firmado un empate entre ambos, polacos y germanos dependieron de la diferencia de goles globales a la hora de posicionarse.

El esfuerzo defensivo norirlandés fue de destacar, aguantando contra viento y marea frente a la vigente campeona del mundo contra todo pronóstico. La avalancha ofensiva comandada por Özil, Götze, Gómez y Müller se chocó una y otra vez con una férrea muralla y acabó bajando las revoluciones en los compases finales, en vistas a lo práctico del resultado cosechado.

En definitiva, el dominio indiscutible cayó en la rutina y murió con Alemania buscando una explicación al por qué de una ventaja tan corta. Una victoria indiscutible y con buen juego pero que no se plasmó en el marcador, dejando a Löw con las dudas correspondientes a la pólvora mojada de sus futbolistas pese a haber tenido ocasiones de todos los colores en la tarde del miércoles.

Por su parte, el conjunto de Michael O'Neill quedó anclado en la tercera posición del Grupo C con tres puntos, a la espera aún de la finalización de la fase de grupos para saber si han de hacer las maletas definitivamente de la Euro o mantienen sus vidas en la competición.

 

Noticias relacionadas