¡Aleluya!

POR FIN LLEGÓ LA VICTORIA. La UDS vio recompensado su serio encuentro con el Nou Stadi con un triunfo que anhelada desde hace meses. TOTI, ESTELAR. En uno de sus mejores partidos como unionistas lo hizo todo: Los dos goles, desequilibrio y trabajo
Teresa Sánchez

Ante la salida con mayor empuje del conjunto tarraconense, la UDStrataba de mover con mucha tranquilidad buscando enfríar el partido, llegando incluso a abusar de la pausa. Tenían más el balón los locales y, aunque sin demasiado peligro, ponían en algún apuro a Biel. El portero despejó a los diez minutos un disparo con peligro de José Mari. Poco a poco los unionistas, sólidos atrás, fueron ganando en posesión y comenzaron a pisar campo de su rival, sobre todo por una banda derecha en la que Gañán y Cuéllar se mostraban muy activos. Pasado el minuto veinte Salva Sevilla, que minutos antes había intentado sorprender a Rubén con un gol olímpico, enlazó con la incorporación de Toti por la izquierda y el canterano, tras plantarse en el área, bailó a Fachán con una serie de amagos para terminar cruzando el balón lejos del alcance del portero local.

El primer tanto subía al marcador y, con él, el juego del Salamanca ganaba enteros porque la presencia de los charros en el campo de su rival se multiplicó. Toti seguía creando problemas por su banda, aunque también por la derecha se seguían buscando incorporaciones. El Nástic apenas mostraba nada y tan sólo intentaba sorprender a Biel con disparos desde la frontal del área.

El trabajo en la recuperación del balón en el centro del campo esta vez sí funcionaba y precisamente de un balón recuperado surgió el segundo tanto. Toti porfió el esférico ante Medina y se lo cedió para un Salva Sevilla que leyó perfectament el desmarque del canterano a su izquierda y le dio una nueva asistencia que su compañero no desaprovechó haciendo el segundo de su cuenta. Las cosas no se podían poner mejor y encima el equipo blanquinegro tuvo algo de fortuna al borde del descanso cuando Morán se resbaló y no pudo conectar con un balón franco enviado desde el saque de esquina.

El peligro podía estar en una salida en tromba del Nástic en la segunda mitad pero aunque salieron los locales controlando el esférico, la UDS se movía con la tranquilidad que había demostrado en la primera parte y apenas concedía oportunidad a su adversario de darle un susto a Biel. Sin embargoestá claro que esta temporada no va a ser fácil que los unionistas puedan resolver un encuentro con tranquilidad y con más de media hora por delante el Nástic recortó distancias merced a una acción a balón parado. Botó una falta lateral y en una acción en la que Morán pudo hacer falta a Murillo, el mediapunta cabeceó en solitario para batir a Biel. Los fantasmas del pasado se pasearon por más de una cabeza pero esta vez los charros actuaron con tranquiliidad, manejando los tiempos, y al margen de un par de acciones aisladas en la que Navarro, primero, y Bauzá, después, remataron con peligro, solventaron bien el trabajo atrás para confirmar una victoria que por fin devuelve la sonrisa a los blanquinegros.