Alejandro Marcos, por la Puerta Grande

Toros 01 %2828%29 detail
Ver album

Silencio para Toñete ante los dos novillos de Castillejo de Huebra y ovación para David Salvador en el tercero y sexto.

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de toros de Salamanca. Segunda de feria. Un tercio de plaza. Novillos de Castillejo de Huebra.

 

Alejandro Marcos (Manzana y oro), ovación tras aviso y dos orejas.

 

Antonio Catalán ‘Toñete’ (Marino y oro),  silencio tras aviso y silencio.

 

David Salvador (Rojo y oro), ovación tras aviso y ovación.

La Casa Chopera ha llevado a cabo durante la tarde de este lunes la primera de sus novilladas dentro de abono de la Feria Taurina de Salamanca en la que se han lidiado seis novillos de la ganadería de Castillejo de Huebra. En los tendidos, 3.000 personas, es decir una plaza a medio llenar y donde las gradas de abono joven fueron los protagonistas. Compartían terna dos de la Fuente de San Esteban, Alejandro Marcos y David Salvador, protagonistas de un festejo que completaba Toñete.

 

Abrió tarde Marcos, que llegó a La Glorieta sabiendo lo que la gente esperaba de él tras dos malas tardes en las que los avisos han sido sus peores fantasmas. Recibió de rodillas al novillo en el tercio, donde cayó y él mismo se hizo el quite para no resultar herido. Con este inicio, se levantó y lo toreó con gusto a la verónica. Brindó su toro a David Salvador, paisano, amigo y compañero. Rebrincado, su primer toro fue flojito en el peto, de cara muy cómodo y débil, aun así consiguió sacarle alguna tanda por ambos pitones que finalmente emborronó con los aceros. Ovación. Pero fue el segundo de su lote el que consiguió que abriera la puerta grande, desorejó a un excelente novillo de Castillejo de Huebra noble y bueno en la muleta. Dos tandas por el pitón derecho y remates muy toreros que llegaron a los tendidos. Estocada casi entera tendida y el público pidió los dos apéndices. 

 

Llegó el turno para Toñete a quien el público acogió también con gran cariño. Se fue de vacío con sus dos toros. Con el primero de ellos, Descuido de nombre, negro con 495 kilos, bien hecho, lavado por delante, cubeto... lo esperó el madrileño hasta fijarlo en varas. su embestida incierta y sin recorrido en la muleta hizo que no terminaran de entenderse. Mató a la tercera y silencio. Con su segundo se afanó por demostrar, se esforzó por ambos pitones pero de nuevo su faena se vio emborronada por los aceros. Silencio.

 

Debutaba con caballos en La Glorieta, David Salvador, derroche de torería y valor por todos los costados de su cuerpo. Logró torear al natural y con elegancia a un novillo que no daba opciones para ello. El de Castillejo resultó difícil, correoso y buscó siempre por abajo al de La Fuente. Destacaron tres tandas en redondo antes de que la espada fuera trasera. Ovación. Fue en el último, de nombre Mostacillo, donde el joven dejó claro que le sobra raza. El novillero sufrió una espectacular voltereta y se jugó el tipo en algunas tandas poco limpias. Le siguieron unas bernardinas para acabar dándole otro revolcón. Firmeza de Salvador y reconocimiento de los salmaninos con una fuerte ovación.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: