Alcalde y concejales del PP cargan al Ayuntamiento casi 13.000 euros en comidas en un solo año

Listado de obligaciones reconocidas en 2012 a la partida de atenciones protocolarias de la corporación.

El equipo de Gobierno pasa a la partida de gastos de la corporación más de 60 facturas de comidas en 2012 y 2014: casi 19.000 euros sumadas. En la mayoría no se justifica el motivo ni la identidad de quien las pasa. Los gastos en placas y reportajes fotográficos, disparados.

El alcalde y los miembros del equipo de Gobierno han dispuesto de un generoso presupuesto para atender aquellos gastos relacionados con su ejercicio. Una partida importante de la que, por los datos a los que ha podido acceder TRIBUNA, no se ha hecho el uso austero que podría suponerse a una legislatura de subida de impuestos y ajustes para los salmantinos. Y que, en algunos casos, tiene un dudoso encaje con la actividad profesional de aquellos que han podido pasar facturas para que se hiciera cargo de ellas el Ayuntamiento de Salamanca.

 

Al igual que ha ocurrido con las facturas de la alcaldesa del PP en Valencia, Rita Barberá, destapadas hace unos días y que la Fiscalía ha decidido investigar, la relación de gastos cargados a las partidas habilitadas para ello deja al descubierto que alcalde y concejales del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca han llegado a gastar casi 13.000 euros anuales en comidas, 16.000 euros en placas e insignias y casi 6.000 en reportajes fotográficos. Cantidades poco justificables por sí mismas, y menos si se analizan los conceptos concretos por los que algunos de estos gastos se han pagado de dinero público.

 

La documentación a la que TRIBUNA ha tenido acceso se refiere a los años 2012 y 2014, el primero y el último completos de la legislatura de Alfonso Fernández y el PP salmantino en el Ayuntamiento de Salamanca. En ella se analizan tres partidas diferentes: la de atenciones protocolarias de alcaldía, la de gastos diversos de alcaldía y la de atención protocolarias de la corporación; en esta última se han cargado gastos solo del equipo de Gobierno, según ha manifestado el grupo municipal socialista.

 

Según los datos disponibles, entre las tres partidas citadas sumaron, al menos, unos 66.000 euros en total en 2012, el año que más se elevó el gasto según los datos disponibles. Fue ese año cuando los gastos en comidas alcanzaron casi los 13.000 euros, se pagaron facturas de placas, insignias y distinciones por 16.000 euros y casi 3.000 en reportajes fotográficos de actos del alcalde y el Ayuntamiento. En 2014, el último año completo, la 'factura' fue más moderada: 6.000 en comidas, 17.000 en placas y 3.200 en reportajes fotográficos.

 

 

COMIDAS SIN JUSTIFICAR

 

Uno de los gastos más llamativos es el de comidas. Durante 2012 los miembros del equipo de Gobierno, categoría que incluye alcalde y concejales del PP, cargaron, fundamentalmente, a la partida de atenciones protocolarias de la corporación, de la que solo hacen uso los concejales del PP. Fueron en total 35 los tiquets que pasaron por la intervención para que aprobara su pago: 12.965 euros. Se reparten por numerosos establecimientos de la ciudad, como La Cocina de Toño, el restaurante Valencia, San Pablo, Casa Rufino y O Pazo Couñago, entre otros. Muchas de las facturas están a nombre de las sociedades con las que gestiona sus establecimientos un conocido hostelero/hotelero. Los importes oscilan entre los 50 y los casi 900 euros.

 

Algunas aparecen vinculadas a actos relevantes del Ayuntamiento, como el lunch para 100 personas por el que se pagaron 4.320 euros al catering del Regio para agasajar a los directores del Instituto Cervantes en su reunión. Y llama la atención que los concejales pagan de la partida de atenciones protocolarias los cubiertos de las cenas benéficas a las que acuden como la de la Asociación del Cáncer (250 euros en 2012) o la Cena del Proyecto Hombre en 2014, por 132 euros.

 

Detalle de algunos cargos, entre ellos, uno atribuido a Fernando Rodríguez.

 

Sin embargo, son mayoría las facturas en las que no se justifica el motivo del gasto ni se especifica quien lo hace u ordena: son comidas de 3, 4, 5, 6, 8... comensales; muchas veces, menú degustación. La mayoría de las veces el cargo aparece junto al epígrafe 'comida protocolaria' sin más explicaciones. Solo en una aparece el nombre de Fernando Rodríguez, teniente de alcalde, que justifica como 'comida prensa' una nota de 72,30 euros en el Valencia el 29 de febrero de 2012... se pagan comidas de mandos de la Policía Local (278 euros en Casa Rufino en abril de 2012) o 33 menús concertados el 10 de agosto de 2012 por casi 1.200 euros en dos facturas.

 

En 2014, y también a la partida de atenciones protocolarias de la corporación, se cargan otras 28 comidas por un importe total de 5.744 euros, una cantidad todavía alta, pero algo más moderada. Los establecimientos 'de cabecera' son los mismos y también las características habituales: sin justificar, variado número de comensales, menús degustación... Pero también aparecen algunas justificaciones. Una comida oficial del quinto teniente de alcalde con miembros de la comisión técnica que costó 375 euros (28 de marzo), tres 'menús especial con funcionarios de personal' en el Valencia por 125 euros (11 de abril), una 'invitación del tecer teniente de alcalde a personal del gabinete INS' por 280 euros el 29 de abril o una 'comida concejal con fundación Ciudad de Cultura y Saberes' por 118 euros (27 de mayo)...

 

Capítulo al margen merece una factura de 147 euros en el restaurante Valencia que atiende al concepto 'comida concejal y jefatura de Policía Local' el 13 de mayo)  o una comida del tercer teniente de alcalde con el alcalde de Santa Marta en el mismo restaurante por 102 euros el 5 de agosto, mes vacacional. En todos los casos, no parece que los escasos datos puedan justificar el cargo a cuentas municipales de estos gastos.

 

 

PROTOCOLO MUY CARO

 

Si las más de 60 comidas repartidas entre 2012 y 2014 suponen casi 19.000 euros, no son la partida más elevada porque sumados 2012 y 2014 el gasto en insignias y distinciones superó los 33.000 euros. Se cargaron a las partidas de atenciones protocolarias de la corporación y de ahí se pagaron facturas de un importe muy alto.

 

El alcalde, con los galardonados con la Medalla de Oro de la ciudad en 2014. Foto: EP

 

Es el caso del encargo de las medallas de oro de la ciudad en 2014, por las que se pagaron 11.107 euros a la joyería Cordón: la máxima distinción de la ciudad puede, a duras penas, justificar un desembolso tan alto en pleno año de ajustes, recortes y subida de impuestos. En igual situación están los 5.416 euros de la medalla de oro de 2012, los 1.640 euros de una reproducción de medalla de la ciudad o una placa homenaje al pregonero de fiestas de 2012 por 1.197 euros. También ese año se gastaron más de 3.600 euros en banderas.

 

 

REPORTAJES FOTOGRÁFICOS

 

Otro de los gastos más cuantiosos que se abonan desde las tres partidas de gastos protocolarios corresponde con los reportajes fotográficos. Entre la cobertura gráfica de actos, encargada a un profesional, y reportajes sueltos vinculados a alcaldía o recepciones a diferentes personajes sumaron 2.838 euros en 2012 y otros 3.200 en 2014.

Noticias relacionadas