Alberto Rivera critica la actitud de algunos miembros del Real Madrid

ENFADO. Acusa a Pepe de hacer cortes de manga a la afición sportinguista tras el gol de Higuaín, al entrenador de porteros de desear el descenso a Segunda y a Cristiano de provocar constantemente
EFE /GIJÓN
El centrocampista del Sporting Alberto Rivera, formado en la cantera del Real Madrid, manifestó ayer que en su etapa en el club madrileño le habían inculcado “una serie de valores y una manera de actuar que no se parece en nada a la que ayer –por el domingo– mostraron en El Molinón”, en referencia a la actitud de varios de los componentes del equipo madridista.

La plantilla rojiblanca mantiene las quejas por muchas de las actitudes de jugadores y auxiliares del Real Madrid centrando sus críticas principalmente en el defensa Pepe, al que acusan de hacer cortes de manga a la grada tras el gol de Higuaín, o al entrenador de porteros, que al final del encuentro manifestó su deseo de que el Sporting bajara a Segunda.

La acción de este auxiliar provocó las iras de Preciado y fue observada por varios directivos del Real Madrid a los que Rivera pidió que “al igual que sacaron un comunicado contra las palabras de Preciado lo hagan ahora y expliquen la actitud de su técnico”.

El centrocampista ciudarrealeño también criticó las palabras de Cristiano Ronaldo al término del encuentro cuando calificó al Sporting de ser “un equipo violento” indicando que “Cristiano Ronaldo debería fijarse más en lo que hizo él, que se pasó todo el partido provocando y dando patadas”.

Los ecos del partido ante el Real Madrid centraron el suave entrenamiento de ayer por la mañana, ya que jugadores y aficionados siguen asegurando que Benzema hizo falta al lateral Lora antes de su remate de cabeza previo al gol de Gonzalo Higuaín y critican especialmente lo que consideran desplantes de varios jugadores blancos.

La presencia de José Mourinho en uno de los palcos también provocó algún incidente, como en el que se vieron envueltos el futbolista Jorge García, uno de los descartados por Preciado para el partido, y uno de los hijos del presidente Manuel Vega Arango, a los que un policía impidió el paso a su localidad e incluso obligó a identificarse al insistir éstos en acceder.