ALBERTO PÉREZ / OPINIÓN: Juntos pueden

 
Lo de la Unión Deportiva Salamanca me parece extrapolable a la vida. El equipo estaba sufriendo un momento en el que todo le hacía tender a la tristeza. Emocionalmente se habían metido en una espiral en la que cualquier elemento anterior en el que apoyarse era negativo. Pasa cuando sufres un cierto acomodo en tus objetivos y empiezas a ver todo desde un prisma negativo. Al principio lo es un poco y después te has metido en un hoyo sin saber como. Cualquier persona ha vivido algún momento así, ese en el que necesitas un cambio que te estimule. Creo que todos estamos de acuerdo en que a la UD Salamanca le hacía falta y ahora es el momento de ver cómo lo asimila. Si lo hace con la fuerza suficiente podrá salir, si es flor de un día el campo magnético del pesimismo lo volverá a atrapar.

La fuerza de Jorge D’Alessandro es muy buena porque se trata de un personaje que no es nada tibio. No lo recomendaría en un momento de paz y de seguridad de un grupo, pero sí cuando hace falta colocarle en su punto de arranque. Además, no hablamos solo de un motivador sino de alguien que prepara su trabajo con una entrega absoluta y que es la misma que exige al profesional. Si además, ese bloque cuenta con la ayuda de una afición que ha apostado por estar del lado del equipo entonces hablamos de un efecto mucho más poderoso.

Juntos pueden. Todo el que compone el Salamanca ha decidido unirse mucho más en estos momentos tan necesarios. Es algo que se transmite y parece que todo el mundo vive la situación desde el optimismo. A partir de ahí hay que afrontar un partido trascendental. El domingo hay una verdadera final en juego para los blanquinegros y el estadio Helmántico va a estar entregado. La mini Liga empieza con poca opción para el fallo. Ganar un partido es insuficiente. Es un comienzo, pero seguro que falta mucho sufrimiento por delante. El equipo que quiere salir ha de estar dispuesto a encontrar todas las fuerzas que tiene y normalmente son más de las que parece a simple vista.