Alberto Méndez: "El Ayuntamiento nos mide todo con cuentagotas"

Julio Pérez (i) y Alberto Méndez (d), presidente y vocal de la Asociación de Vecinos Puentelave (Foto: Patricia Hernández).

El vocal de la Asociación de Vecinos Puentelave habla sobre los problemas que padece el barrio de Puente Ladrillo, así como de sus reivindicaciones.

TRIBUNA se acerca a los barrios de la capital salmantina, a sus problemas y necesidades para conocer de primera mano todas sus reivindicaciones. Continuamos esta serie con Puente Ladrillo y el vocal de la Asociación Puentelave, Alberto Méndez.

 

¿Cuál es el principal problema existente en la zona?

 

Tenemos preparado ya para decirle al Concejal de Parques y Jardines que a ver cuándo nos traen algún artilugio de gimnasia, ya que lo están demandando mucho la gente mayor. Además, hay solares del propio Ayuntamiento, en pleno casco antiguo, que están llenos de yerbajos, lo que está propiciando la aparición de culebras. También están tapando los bancos o las papeleras que instalaron en algunos de ellos cuando los habilitaron.

 

Todo esto lo llevamos denunciando desde hace mucho tiempo. Finalmente hace unos dos años vinieron y lo limpiaron todo. Metieron una excavadora, quitaron toda la porquería que había, le echaron un poco de zahorra, y  le pusieron cuatro árboles y cuatro papeleras. Sin embargo, como decía, el casco antiguo ahora está totalmente abandonado, que encima de ser lo más indefenso, es lo más emblemático del barrio.

 

¿Alguna reivindicación más al Ayuntamiento?

 

Nos quitaron el centro que teníamos la Asociación de vecinos, ahora estamos en la calle Borneo y le pedimos al Ayuntamiento que nos hagan una entrada independiente a la comunitaria del bloque, ya que nos vemos obligados a acceder por el interior de un patio. Tampoco tenemos timbre, por lo que tenemos que estar pendientes en todo momento de si viene alguien.

 

Por otro lado, deberían de cambiar las tuberías que van desde el parque Tomás Bretón hasta el Puente Ladrillo, dado que son muy antiguas y más de una vez ha habido reventones.

 

¿Qué característica diferencia a este barrio del resto?

 

Que se nota que es un barrio periférico a la hora de recibir los servicios del Ayuntamiento.

 

¿Están suplidas sus necesidades sanitarias y educativas?

 

No, llevamos mucho tiempo reivindicando un centro de salud para el barrio, ya que el de la Alamedilla, que es el que nos corresponde, está saturado.

 

¿Cómo ha afectado la crisis a la zona?

 

Desde hace varios años no celebramos las fiestas del barrio, motivo por el cual los vecinos están un poco indignados. Y es que nos miden todo con cuentagotas. Con decir que hemos cobrado la subvención del año pasado hace dos meses…

 

¿Estáis satisfechos con las líneas y paradas de autobuses?

 

No, nuestra reivindicación era que volvieran a poner la línea 2, pero como no les dio la gana, ya lo hemos dado por perdido. Nos saltaron con que los bonobuses puedes hacer todos los trasbordos que quieras.

 

Por otro lado, la línea 7 antes entraba por el barrio, cosa que ya no hace. Viene de la Prosperidad, va por Jesús Arambarri, cruza el viaducto y se va para Garrido. Entonces ahora los que quieran ir a El Rollo tienen que ir hasta Garrido y volver, ya que prohibieron salir hacia la izquierda de la calle Borneo. No sé si lo hicieron para hacerlo más corto, más recto o para ahorrarse dinero, pero el caso es que parte del barrio se ha visto desatendido por ello.

 

Así que no estamos satisfechos ni con que quitaran la línea 2 ni con que la línea 10 siga pasando por Jesús Arambarri , ya que se ha quejado  mucha gente que lo cogía para ir al consultorio médico, debido a que ahora tienen que bajar a la avenida de la estación y coger el 4 para ir al Paseo del Rollo, que es la parada más próxima a la Alamedilla.