¿Al PSOE hay que enterrarlo?