Al_margen, la propuesta cultural más transgresora de Salamanca

Cafetería de la nave (Foto: Raquel Fernández-Novoa)

Un espacio autogestionado que, consecuente con su nombre, se encuentra cercano a la margen del Tormes. Concentra un gran laboratorio de disciplinas artísticas rompedoras que dejan al público, fuera (al margen) de lo cotidiano.

Atrévete a conocerlos:

http://espacioalmargen.blogspot.com.es/

Quizás el nuevo público imprima su entrada esperando acudir a un espectáculo al uso, en un teatro al uso. Tras la confusión inicial, se darán cuenta de que lo que tiene lugar en el interior de la nave va mucho más allá, es una experiencia.

 

Lo primero que desconcierta en la primera toma de contacto es la entrada, un inusual portón de aluminio da la primera pista de que el espacio que protege esconde algo inesperado, como la boca de la madriguera del conejo blanco de Alicia.

 

Primera estancia de al_margen (Foto: Raquel Fernández-Novoa)

 

Hace cinco años que se abrió por primera vez, giraron el picaporte un conjunto heterogéneo de personas con un denominador común, el deseo romántico de hacer del arte su manera de vivir y el firme propósito de convertir aquella nave vacía de proporciones gigantescas en un espacio para la creación y la materialización de sus ideas y proyectos escénicos.

 

Finalmente el romanticismo primigenio de la mayoría se fue manchando de desencanto y realidad hasta llegar a permanecer, fieles y soñadoras, solamente tres personas al frente del proyecto. Llegó entonces el punto de inflexión tras el cual decidieron dar un giro a su función. Angélica Silva, Sevy Galeano y Josetxu Morán se quedaron solos al frente de la gestión del espacio y decidieron que ellos “no eran actores sino teatreros” y todo teatrero necesita un teatro. Ya no sería simplemente un espacio para la creación sino también para la representación. Entonces la puerta de aluminio se abrió para siempre a todo aquel que desease impregnarse de cultura, tanto sobre el escenario como en la grada y podría hacer uso de él quien lo necesitase “Decidimos que si teníamos un espacio y lo íbamos a pagar, por lo menos que pudiesen utilizarlo la gente que está empezando, joven o no joven."

 

Su principio fundacional es la creación de una cultura “de abajo a arriba”, independiente al poder institucional. Y democrática,  de la que todo aquél que lo desease pudiera ser partícipe. “Queremos crear una cultura sabia, que tenga permiso al error” Así ha definido el proyecto Angélica Silva. Talleres, presentaciones de libros, teatro, magia, performance, exposiciones, mercadillos infantiles … en estos dos años todo tipo de matices se dieron encuentro en el teatro, teñido de mil caras y generando todo tipo de sensaciones cada día, con cada nueva actividad.

 

UNA CULTURA AL ALCANCE DE TODOS Y AJENA A LAS INSTITUCIONES

 

Los precios propuestos son simbólicos, Espacio Al Margen no tiene ánimo de lucro y las aportaciones recibidas se destinan al alquiler de la nave. Quien necesita el espacio para formarse solamente tiene que llegar allí y tratar el tema con ellos y se le estipulará la aportación en función de su caso. Los artistas serán quienes decidan la cantidad que pagará el público en taquilla. Esta es la financiación del espacio, que no se ampara en ningún tipo de subvención para, de esta manera, asegurar su independencia y su carácter alternativo. Quieren ser y estar cerca de la gente y conectar con ella porque el público es parte del proyecto.

 

Escenario (Foto: Raquel Fernández-Novoa)

 

Definen las bases de las ayudas a la cultura como “dementes” e “insuficientes. La gravedad de esta cuestión no creen que se encuentre en la vertiente económica, sino en el desinterés. Consideran secundario el hecho de destinar dinero a la cultura para fomentarla. Lo primordial, añaden, sería el destinar recursos. Ceder material, salas para ensayar o contratar a grupos y artistas locales, serían opciones que darían un empuje considerable a los artistas emergentes, no significarían un esfuerzo económico y tampoco se llevan a cabo. Esas son las carencias que denuncian y las que quieren cubrir con su labor en el espacio.

 

Apuestan por la transgresión, por romper moldes, por ello es muy frecuente el uso del multimedia y las nuevas tecnologías. A éstas últimas las consideran claves para la experimentación, un aspecto que quieren acentuar.

 

Entre toda esa vorágine de posibilidades que ofrece el cosmos de creación artística, en al_margen podemos asistir, por ejemplo, a espectáculos de teatro multimedia. Consiste en la fusión de varias pantallas con estímulos audiovisuales diferentes y espectáculo en vivo en el mismo escenario, de esta manera, el público elige a quién le va a prestar su atención; al cuerpo escénico de mentira, o al de verdad, que suda sobre el escenario. Quieren potenciar la actividad de mezclar en un mismo escenario varias disciplinas diferentes (poesía y música con audiovisual etc) Confiesan que han dado cabida a propuestas realmente extrañas y que, por su lado, las personas son de primeras, reticentes a lo diferente pero que salen encantados de las funciones.

 

Se han convertido con el paso del tiempo en un referente cultural con muchos frentes y posibilidades abiertas a futuro. Quizás la clave de su adaptabilidad y el interés que despiertan sea su interacción con el público, la comunicación bidireccional a través de redes sociales y los coloquios que se llevan a cabo tras las actuaciones donde los espectadores, como los participantes activos, formulan preguntas, dan ideas y realizan todo tipo de aportaciones.

 

Angélica Silva en la taquilla (Foto: Raquel Fernández-Novoa)

 

De cara al próximo año tienen entre manos proyectos diversos. Por supuesto, continuar trabajando como hasta ahora, pero además, buscan potenciar las actividades destinadas al público infantil y familiar. También quieren desarrollar proyectos comunes con todos los espacios autogestionados de Salamanca. Próximamente tendrá lugar un festival que aunará las particularidades de todos ellos, con el proyecto común intentarán que los diferentes perfiles de público de los espacios, y también los teatreros, se fusionen y conozcan para gestar resultados más enriquecedores.

 

Angélica nos ha hablado también de su profesión. Mantiene que no es el mismo concepto de trabajo por el que te ingresan un dinero fijo mensual, es una vocación.  Sin embargo, que a pesar de no hacer rico a casi nadie sorprenderían todas las salidas que puede tener. Tras formularle esta última pregunta el tono cambió, agachó la mirada y al volver a alzarla, esbozó una media sonrisa y añadió “A mí me aplauden todos los días al acabar mi jornada”.