Al CD Guijuelo se le va la cabeza: ¿por qué?

Los jugadores del Guijuelo, cabizbajos tras un gol del Tudelano (Foto: Chema Díez)

El equipo de Rubén de la Barrera se descompone cada vez que encaja un gol y lo hace de una manera mucho más acusada en El Municipal de Guijuelo, donde no ha podido levantar ningún partido... ¿por qué?

"El hecho de no poder remontar un gol en casa es significativo porque nunca lo hemos hecho; quizá eso habla de la mentalidad del equipo pero hay que intentarlo con todas nuestras armas". Ésta fue la reflexión del capitán del CD Guijuelo, Jonathan Martín, tras la derrota frente al Tudelano (0-2) en la que el equipo se descompuso tras el primer gol encajado... una vez más.

 

Este hecho se ha convertido en una constante en el equipo de Rubén de la Barrera durante esta temporada, que se ha acusado más en los dos últimos meses y medio donde un gol destroza los planes del equipo y descompone toda la estructura diseñada de antemano. Frente al Tudelano, esta situación volvió a ocurrir ya que tras el gol de Óscar Valero en el minuto 18, el CD Guijuelo 'desapareció'. Pero, ¿por qué?

 

1. DEBILIDAD MENTAL: el equipo se viene abajo ante las adversidades y así se demuestra con cada gol encajado. En El Municipal esta situación se agrava, y mucho, y el equipo cede ante la presión. La plantilla ha perdido toda fortaleza mental y eso le priva de lograr mejores resultados.

 

2. NERVIOSISMO: la plantilla juega nerviosa ante la posibilidad de cometer errores que le hagan encajar un gol. Y, cuando eso pasa, el resultado es que se cometen errores y se castigan con gol. Demasiada inseguridad en todas las líneas y más en el entramado defensivo.

 

3. MIEDO A PERDER Y A GANAR: tener miedo a perder, quizá llega a ser comprensible. Pero el hecho de tener miedo a ganar se ha convertido en un problema para el CD Guijuelo, que adolece de lo necesario para poder sacar los partidos. Y no hablamos de fútbol. De nuevo falla la cabeza...

 

4. FALTA DE CARÁCTER: el Guijuelo se ha convertido en un equipo sin carácter. Se ve en el campo deambular a muchos jugadores que, en ocasiones, rehúyen el contacto con la pelota o no ven claros los desmarques abusando de la conducción. Falta esa chispa de 'mala leche' y amor propio que sí hubo en campañas pasadas.

 

5. SIN LÍDER: en esta campaña, el vestuario no tiene un líder claro. Lo más parecido es el capitán Jonathan Martín, pero se ha quedado solo 'ante el peligro' debido a las salidas de jugadores con peso y liderazgo como Razvan, Carlos Rubén, Valero, Javi Moreno y, más en concreto, del 'profe' Chuchi. El otrora '10' del Guijuelo contagiaba a sus compañeros de su carácter y liderazgo y se echaba el equipo a la espalda cuando venían mal dadas. Y ahora, esa figura ha desaparecido, dejando huérfano al equipo.