Akinsola pide perdón pero ve incierto su futuro en la UDS

ARREPENTIDO. “Pido disculpas a la afición y a mis compañeros”, señala el nigeriano. VE DIFÍCIL JUGAR. “El entrenador está muy enfadado conmigo”
D.G.

El delantero nigeriano Kabiru Akinsola fue el gran protagonista en la sesión de entrenamiento de ayer. El punta, tras su expulsión absurda contra el Rayo Vallecano, pidió disculpas al resto de compañeros en el vestuario. Éstas fueron aceptadas por el plantel y también por el entrenador. Al futbolista se le vio cabizbajo y arrepentido por lo sucedido en el Teresa Rivero y así se lo quiso hacer saber también a la afición.
“Estoy arrepentido y pido perdón, a la afición y a los compañeros”, comentaba el jugador después del entrenamiento. Un Akinsola que, por otro lado, estrenaba ayer un nuevo look con un llamativo mechón rubio en el pelo. Con cuatro jornadas por delante y un partido de sanción por cumplir, el punta reconocía que tiene complicado volver a vestirse de corto esta temporada: “No lo sé, porque ahora mismo está muy complicado porque el entrenador está muy enfadado conmigo, pero no lo sé”, comentaba, respondiendo así a las palabras de Jorge D’Alessandro tras el partido, en las que dejaba entrever que Akinsola había agotado todas sus oportunidades.

Su actitud y sus dificultades para adaptarse tácticamente a la Segunda División pueden originar que la próxima temporada abandone el Salamanca, siempre en calidad de cedido, puesto que la UDS confía en sus cualidades y tiene aún una temporada más de contrato. Él es cauto y ve su futuro en el Salamanca como incierto: “Eso es. A mí me encanta el Salamanca y Salamanca, pero es difícil. Ya se verá, ahora mismo no lo sé”, afirma el joven delantero nigeriano.

Lo que sí parece claro es que no habrá sanción económica por parte del club. Se entiende que la expulsión del nigeriano tuvo que ver con sendos lances del juego y no hay que aplicar el régimen interno, como sí sucediera con Rossato hace unas semanas cuando fue expulsado por menospreciar al colegiado tras ser expulsado. Así las cosas, el delantero del Salamanca al menos no tendrá que hacer frente a un gasto extra y deberá cumplir con lo estipulado por la Federación por una tarjeta roja, en torno a los 600 euros.

El capitán Raúl Gañán valoró el perdón de Akinsola: “Nos ha pedido perdón y es un gesto que le honra, no hay que darle más vueltas y ya volvemos a ser todos iguales ante las convocatorias”, comentó el lateral vasco unionista.