Agricultores de la provincia plantean la opciĂłn de hacer una Asamblea para tratar la crisis del cultivo

El objetivo, segĂşn algunos profesionales, es retirar del mercado un 30% de la producciĂłn para que suba el precio

Alarma entre los agricultores de la provincia por la situaciĂłn de crisis por la que atraviesa el sector de la patata. La preocupaciĂłn y el miedo han llegado a tal punto que los profesionales barajan la opciĂłn de crear una Asamblea en la provincia con el Ăşnico fin de buscar soluciones para paliar y detener una situaciĂłn que cada vez se parece mĂĄs a la vivida en 2009, que fue ruinoso para los productores.

Una de las opciones de las que se habla es la de “dar salida a cerca de un 30 por ciento de la producción de patata actual en la provincia con el objetivo de que el precio suba porque se está vendiendo producto a 0,06 y 0,07 euros el kilo; una ruina total”, señala Antonio García, productor de Villoria.

Así, García lanza un dardo a las administraciones para que busquen una solución fiable: “A lo mejor, lo que tenía que hacer el Gobierno o la Junta es mandar un barco con patatas a las zonas más desfavorecidas, con el coste a su cargo, para así, además de ayudar a terceros países, desahogar el mercado que está saturado y no se realizan operaciones”, apunta Antonio García.

Con el aĂąo 2009 en el horizonte
Sin duda, el sector observa con preocupaciĂłn la evoluciĂłn de la patata, cuya producciĂłn ha sido mĂĄs elevada que la del pasado ejercicio, y aunque la calidad es excelente en su gran mayorĂ­a, la saturaciĂłn del mercado y el descenso del consumo han provocado que el valor del tubĂŠrculo por excelencia caiga hasta casi los niveles de la campaĂąa de 2009.

Entonces, el agricultor recibiĂł entre 0,03 y 0,06 euros por kilogramos, cuando el coste de producciĂłn alcanza los 0,10 o 0,12 euros, provocando la ruina para el agricultor que tampoco pudo compensar las pĂŠrdidas en el aĂąo 2010 porque las prisas por conseguir dinero le hicieron vender antes de lo previsto, aunque a precios mĂĄs elevados.

De hecho, la Lonja Provincial de Salamanca cotiza a la baja y las previsiones no son nada halagĂźeĂąas para un sector en una crisis galopante.