Agosto deja un balance de 34 autĂłnomos menos

El presidente de FEACYL, Javier Cepedano, destaca que el ritmo de cierre de negocios se ha frenado porque cada vez hay menos abiertos

La FederaciĂłn de AutĂłnomos de Castilla y LeĂłn, FEACYL, analiza, un mes mĂĄs, con profunda preocupaciĂłn los datos de AfiliaciĂłn al RĂŠgimen Especial de Trabajadores AutĂłnomos y que dejan para Castilla y LeĂłn un balance de 60 afiliados menos que el mes anterior.

Para FEACYL, y teniendo en consideración que las provincias de Palencia (28), León (20), Segovia (2) y Ávila (2) registran valores en positivo, los datos de afiliación al RETA, hechos públicos hoy por el Ministerio de Trabajo, evidencia la debilidad general de una economía, vinculada a la estacionalidad, donde los autónomos no encuentran un espacio adecuado para desarrollar su actividad.

El presidente de FEACYL, Javier Cepedano, destaca que si bien es cierto que el ritmo de cierre de negocios se ha frenado -250 afiliados menos en el mismo periodo del aĂąo anterior frente a los 60 de este aĂąo- esto se debe a que cada vez hay menos negocios abiertos y menos actividad, como demuestran los 1.790 afiliados menos al RETA que hemos perdido en los doce Ăşltimos meses y no a una tĂ­mida recuperaciĂłn econĂłmica.

Pensar en pequeĂąo
Javier Cepedano urge a la Junta de Castilla y LeĂłn que ademĂĄs de asumir sus compromisos, con lo que respecta a los autĂłnomos, lo haga sin demorarse en el tiempo.

 

Cepedano considera oportuno seguir el ejemplo de comunidades como Baleares, Castilla – La Mancha o País Vasco y así dándole la prioridad que las circunstancias requieren pide el Gobierno regional que convoque a los agentes económicos y a las asociaciones de autónomos para elaborar una la Ley de Estímulo a la creación de empresas.Para Cepedano es muy importante que se desarrolle a la mayor brevedad un nuevo marco regulatorio que favorezca tanto la creación de nuevas empresas como la actividad de estas una vez puestas en marcha. Una normativa que bajo la filosofía de ‘pensar en pequeño’ incluya, además de la reducción de trámites burocráticos, un sistema normativo fiscal y económico para favorecer la inversión a través de Business angels, la obligatoriedad de las Administraciones públicas prioricen los pagos a autónomos y pymes, incentivos fiscales a la hora de crear una empresa y otros mecanismos tales como avales y líneas de financiación efectivas.