Agassi: "Fui el número uno más infeliz del mundo"

André Agassi

El extenista estadounidense Andre Agassi, ganador de ocho 'Grand Slam', confesó el jueves que durante el tiempo que ocupó el número uno del tenis mundial fue "el más infeliz del mundo", debido a que nunca disfrutó practicar el deporte en el que destacó.

"Mi padre me vendía como el número uno y cuando llegas ahí no te queda para dónde voltear, era el número uno más infeliz del mundo, prefería ser el 141. Cada vez que salí a jugar tenis sentí que estaba fingiendo", reconoció Agassi en una conferencia ofrecida en la Ciudad de México.

El extenista, de 45 años, reconoció, como explicó en su libro 'Open: Memorias', que empezó a jugar obligado por su padre. "Mi papá era muy intenso, tenía ocho años y era una carga que me hundía y ese resentimiento me acompañó", apuntó.

El estadounidense, que se convirtió en profesional a los 16 años, aceptó haber odiado el tenis durante la mayor parte de su carrera, que finalizó en el 2006. "No empecé en el tenis por elección, yo odiaba el tenis con toda mi alma y lo odié la mayor parte de mi carrera. Tenía que golpear miles de bolas por día porque mi papá tenía la idea de que nadie me iba a ganar si golpeaba miles de bolas por día y por años", indicó.

Tras su retirada, Agassi creó una fundación para ayudar a miles de niños alrededor del mundo, compromiso con el que se siente pleno y feliz. "Decidí tomar mi elección y darles educación a los niños, un compromiso para no fallarles, así los colores de la vida del tenis empezaron a cambiar y me di cuenta de que había algo bueno", concluyó.